BIOGRAFÍA

En uno de esos tantos viajes surgió el nombre, SEIS Y MEDIO SOBRE SIETE.

Todo puede ser grande si queremos. No somos los mejores, ni los más rápidos, ni los que subimos montañas más altas, pero hasta un día de seis y medio puede ser grande si ese seis y medio es sobre siete. Disfrutar de lo pequeño, disfrutar de cada detalle, disfrutar de cada momento, y compartirlo. Eso es Seis y Medio Sobre Siete.

Soy Pablo Martín Sarobe, Santander, 23 febrero 1985. Mi infancia estuvo marcada por una artritis reumatoide que afectó fuertemente a mis articulaciones a partir de los diez años y me tuvo separado de toda actividad física y, por tanto, del fútbol, mi deporte. Era realmente malo jugando, pero cuando volví a jugar, ya recuperado, volví diferente, con ganas de tirar para adelante y donde mis deficiencias técnicas se veían contrarrestadas por la lucha, entrega y sentimiento de equipo desde el centro de la defensa jugando en el CD. Calasanz,  en el Rayo Cantabria, con dos ascensos en juveniles y finalmente en el Nueva Montaña, ya en regionales, con otro ascenso a Primera Regional desde donde colgué las botas, para probar un nuevo deporte: el TRIATLÓN.

Formo parte de una familia de seis hermanos, la mítica saga de los Martín Sarobe. Siempre nos ha apasionado la bici, con la que salíamos con mi padre desde Corvera de Toranzo. Poco a poco fuimos dejándole atrás, con nuestros sprints, primeras cotas y "Vueltas Ciclistas a Corvera" los veranos. Al fin se presentó la oportunidad de competir con la bici de la mano de mi mentor. El mío y el de muchos en este deporte: Pablín Ibarguren.

2008 fue la primera temporada en esta locura, y desde entonces no lo he podido dejar. Bajo los colores de la Universidad de Cantabria, se formó aquel mítico "Dream Team" donde muchos de nosotros descubrimos a la vez este deporte.

A finales de 2008 y en 2009 me trasladé a vivir a Amberes, Bélgica con una beca Erasmus. Siempre había soñado con viajar. Antes ya habíamos empezado a hacerlo de mochileros con dos interraíles de un mes por Europa en 2006 y 2007 donde empecé, siempre lo digo, a respirar, conocer mundo y disfrutar de la vida. El año en Bélgica, con 23 años, fue sin duda el mejor de mi vida, y desde entonces tengo la suerte de que cada año ha sido mejor.

Al volver de la planicie del norte de Bélgica y Holanda, de la mano de mis amigos de toda la vida, sobre todo Carlos, y siguiendo la tradición familiar de mis hermanos mayores, comenzamos a hacer rutas de montaña por Cantabria, y lo que comenzó como una simple excursión, se convirtió en otra de mis grandes pasiones, con rutas todos los fines de semanas, sobre todo desde la berrea 2009. Más de 80 rutas desde entonces y sumando aunque no subiendo ya tanto como antes, pero el monte, el barro y las cimas siguen reclamando mi presencia.

Buena temporada de triatlón en 2009 a mi regreso, descubriendo las distancias medias-largas con la Antwerp 10miles en Bélgica y mi debut en una media maratón en la Bajo Pas marcando ya un sub1h30' y llegó 2010, con un temporadón, quizá pasado de kilómetros y carreras y donde la mayor hazaña fue el Medio Ironman de Buelna y acabando la carrera de Económicas.

Y en 2011 llegó una larga lesión. Una fascitis plantar me tuvo completamente parado, sin correr y ni siquiera andar durante más de 13 meses. Fue duro, pero en marzo de 2012, volví a volar en el Duatlón de Reinosa. Y de ahí para arriba.

2012 fue una gran temporada, disfrutando de cada zancada, de cada momento, más si cabe, y viviendo y valorando todo muchísimo más emocionándome en cada línea de salida. Y además cosechando buenísimos resultados, destacando un 6º puesto en el triatlón de Medina de Rioseco o un grandísimo duatlón de Medio Cudeyo con mi hermano Juan. Este año fue otro punto de inflexión en mi vida, y de nuevo, para mejor.

En otoño me trasladé a vivir durante tres meses a Dublín, Irlanda, a trabajar con una Leonardo. La experiencia fue gratificante, volviendo a correr una media maratón, batiendo mi marca, y descubriendo las carreras de montaña por las Wicklow Mountains, pero sobre todo me sirvió para convencerme que, tras conocer muchos sitios increíbles, donde quería y realmente soy feliz es en CANTABRIA, mi tierra, con los míos. Y volví a tope.

Gran temporada 2013 muy completa y muy gratificante con mi PB en Media Maratón 1h 27' 40'', ultima con la UC y cambio de colores en la temporada 2014 con el Camargo Astillero, donde descubrí que puedo correr más rápido que nunca, compitiendo como nunca, disfrutando como nunca. Una nueva PB en 2015 en la Media Maratón con 1h 27' 00'' y buena participación en duatlon, sólo cuatro triatlones y unos cuantos trails de montaña.

Y esto sigue, y en 2016, con nuevo equipo, Triatlón Costa Quebrada, juntandome con gente con la misma filosofía que yo de disfrutar de lo que hacemos, un pequeño salto de calidad bajando la marca de media maratón con un impresionante para mí 1 h 25' 48'' y la preparación para la vuelta a la distancia medio ironman con el increíble Half Pamplona rozando las 5h. Impresionante y grandisimas sensaciones a las puertas de la temporada cántabra de triatlón. Sigo con mis pasiones, el triatlón, las medias maratones, la bici, los viajes y la montaña, todo ello compartido con mi gente y disfrutando, lo más importante, de lo pequeño de cada día!

Pablo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario