jueves, 30 de diciembre de 2010

Balance 2010

Cerramos el 2010. Como ya hicimos hace 12 meses aqui en seisymediosobresiete, volvemos a hacer balance de todo este año. El 2009 fue brutal, y cuando hicimos el balance de ese año sólo nos propusimos mejorarlo aunque fuera en una sola unidad incontable más. Aunque parezca mentira podemos decir que el objetivo se ha cumplido, ¡y con creces! Más cimas, más kilómetros recorridos, menos minutos por kilómetro, más kilómetros por hora, grandísimos eventos deportivos cumplidos e importantísimas etapas y metas académicas alcanzadas. Viajes, rutas, sueños, amigos, familia... esto va bien! Pero no hay que quedarse aquí, seguimos mirando hacia adelante, queremos más y conseguiremos mucho más! Además de las cosas pendientes que aún quedan en el tintero, que no son pocas, nuevos retos y ciclos se nos presentan, y junto a ellos, esas nuevas cosas que aún no están escritas y seguro nos sorprenderán y seguirán enseñando. A por ellos con el mismo objetivo de hace un año, superar este balance de 2010 increíble.
.
Al menos una vez al año merece mirar atrás y ponerse a pensar en los momentos que han marcado tu vida estos doce meses. Sólo necesitas unos pocos minutos para ponerte a reflexionar sobre ellos y, si tienes tiempo, escribirlos. Te sorprenderás de todos esos pequeños momentos de seisymedio que te han acompañado este 2010. Recuerdalos y cógelos como resorte para entrar en el 2011 con ganas y fuerza. A partir de ahi sólo queda mirar para adelante de frente, intentar superarlos y lograrlo!

¡FELIZ AÑO NUEVO 2011!

Grimpeur!

jueves, 23 de diciembre de 2010

Duatlón Cross El Dueso 2010

El pasado domingo 19 de diciembre se celebró el tradicional Duatlón de El Dueso. Esta es una prueba especial porque se desarrolla dentro de las instalaciones del centro penitenciario santoñés de El Dueso, pero también lo es por la experiencia y el ambiente diferente a cualquier otra carrera, con los presos como público y habiendo siempre algún valiente que se atreve a participar con nosotros. De mañana, con 0º entramos en el penal pasando los controles pertinentes. Mucho frio pero, al contrario que en mis otras tres participaciones anteriores, esta vez sin lluvia. Este fue el primer duatlón que acabé allá por el 2005 cuando Pablo Ibarguren me convenció para probar la experiencia del duatlón. Por eso, esta carrera es muy especial para mí y ya una tradición. Tras dos años de ausencia al estar en Bélgica y por lesión, al fin volvía al Dueso.

La carrera, como todos los años, constaba de unos 4 km de carrera a pie dando 6 vueltas a un circuito trazado en el patio de la cárcel que, al contrario de lo que pueda parecer, es bastante amplio. Posteriormente se cogía la bici de montaña y se daban 8 vueltas a otro circuito que compartía parte con el de a pie y con otra parte que transcurría por unos terraplenes de hierba y barro con subibajas constantes que era lo que marcaba la carrera. 11km en total en bici. Para acabar sólo restarían dar 4 vueltas al primer circuito, unos 2,5 km a pie de nuevo.

Con retraso y con una gran participación, la mayor desde que he corrido aquí, se dio la salida con un escueto “¡Adelante!” de Fede, el presidente de la Federación Cántabra. Comencé con los de adelante. Mi objetivo era hacer una buena carrera a pie hasta donde pudiese y abrir un buen hueco. Pero las piernas y el cuerpo no me respondieron como quería. Poco a poco me fui quedando y fui siendo sobrepasado por varios duatletas. El grupo cabecero, con Hevia marcando el ritmo, ya estaba muy alejado y traté de engancharme a alguno de los grupos intermedios.

Llegó el momento de la bici. Hacía muchísimo tiempo que no cogía una bici de montaña y me costó adaptarme ya que las dos primeras vueltas sufrí bastante y no recuperé mucho terreno. Pero a medida que pasaban los giros ibas aprendiendo de cada curva y zona de barro y empezaron a funcionar las piernas. A disfrutar. Este año no había mucho barro y el firme estaba muy bien, salvo alguna zona blanda y la subida de barro, aunque no estaba muy difícil y se podía subir sin desmontarse de la bici. Me lo pasé muy bien y realmente disfrute de este sector.

Ivan Hevia liderando la prueba. Detrás Ibarguren y los muros de la cárcel
Pero cuando llegué a boxes vi como estaba todo lleno de bicis. La gente había hecho menos vueltas de las 8 establecidas. El control de vueltas fue nulo y la carrera fue un absoluto descontrol. Volviendo a pasar a gente que ya había tenido que rebasar en la bicicleta cogí un ritmo bastante bueno tirando para adelante para terminar. Acabé con buena ritmo y fuerza, habiendo ido claramente de menos a más durante la carrera. Al final, la clasificación final no se correspondería con la clasificación real por el descontrol de vueltas, pero las sensaciones, salvo por el primer sector, fueron buenas y pasamos una bonita mañana soleada de diciembre. Iván Hevia fue el vencedor, muy destacado del resto. Y de mi equipo de la Universidad de Cantabria todos salieron de la cárcel con trofeo, menos yo: Ibarguren quedó 10º, y Marco y Jesus Miguel que ganaron en categorías junior y Sub-23 respectivamente. Otro año más y no será el último. El año que viene esperemos poder volver a la cárcel y sumar otra participación más en esta tradicional competición navideña.
Galería de Fotos gentileza de Edus: www.flickr.com/fotoedus

Desde seisymediosobresiete, aprovechamos para desearos a todos los que nos siguen unas Felices Fiestas y Feliz Navidad!

Grimpeur!

lunes, 20 de diciembre de 2010

RUTA 44: MONTE DOBRA desde Viérnoles

· Salida-Llegada: Viérnoles 80m
· Tiempo: 1h 15min hasta la cima, en total 2h 30min tranquilamente
· Desnivel: 526m
· Cimas: La Capía o Pico Dobra, 606m
· Nivel Dificultad: Principiante
18 de diciembre de 2010, fresco y soleado con grandes vistas.
Montañeros: Manu y Pablo.

Torrelavega desde el Pico Dobra

Durante toda la noche anterior estuvo lloviéndo a cántaros, pero el día amaneció espléndido, así que nos animamos a aprovechar la mañana echándo mano de esta fácil ruta comodín, perfecta para días de invierno. En nuestras jornadas de rutas siempre pasamos jundo al Dobra y comentamos que hay que subirlo algún día. Al fin salió el día idóneo para ello. Desde el pueblo de Viérnoles comenzamos a subir por una empinada pista asfaltada atravesando un eucaliptal. Charlando tranquilamente fuimos ganando altura con rapidez contemplando las vistas sobre la ciudad de Torrelavega. Saliendo poco a poco de los eucaliptos, entre los cuales subsistían otras especies autóctonas, continuamos por la pista entre fincas de ganado bovino, porcino y caballar. Con el pico de la Capía ya como referencia nos dirigimos hacia él sin pérdida alguna. El Monte Dobra es un macizo kárstico y en la parte de arriba el terreno está completamente horadado por gran cantidad de dolinas, sobre todo en la zona Sur, aparentando ser una zona que hubiera sido bombardeada.

Dolinas en el Monte Dobra y las vistas hacia el SO

Ya sólo quedaba la parte final campo a través hacia el pico siguiendo la senda que ha dibujado la popularidad de esta excursión. Estaba algo embarrada pero no supuso ninguna dificultad. Para alcanzar la cima del Dobra o La Capía sólo restaba subir al peñasco que domina todo el monte. Ayudándonos un poco de las manos, trapamos entre dos rocas y aparecimos en la cumbre donde hay un vértice geodésico, un buzón y una cruz. Las vistas son buenísimas y además el día era perfecto. Sol radiante y calridad absoluta. Torrelavega y la costa de Suances y Miengo al Norte, y a partir de ahí 360º del paisaje de Cantabria. Santander, la Bahía, Peña Cabarga, y debajo de nuestra posición Renedo, Vargas y el Valle de Cayón hacia el Este. Después el Alto San Martín y los montes que dominan el Valle de Toranzo, que a partir de la altitud del Tablau estaban todos nevados. Detrás de este aparecían los montes del Valle de Carriedo y encima el Porracolina, el Picón del Fraile, el Castro Valnera y el resto de montañas de este sistema completamente blancos. Mirando ya al sur teníamos el Monte Tejas sobre Los Corrales y siguiendo nuestro repaso, los montes de la Reserva del Saja, con sus innumerables valles y vallejos que hacían difícil identificar las cumbres. Las que eran inconfundibles, como siempre, eran las cimas de la Sierra del Cordel y Tres Mares. Delante la Concilia, y más a la derecha la imponente Peña Sagra. Ya más al Oeste los Picos de Europa y delante de ellos se alcanzaba ver la vecina Asturias con la Pica de Peñamellera y la Sierra del Cuera sobre el Cantábrico con toda la cresta blanqueada.
Peña Sagra y Los Picos de Europa desde el Dobra
Unas vistas preciosas lo que hace merecer muchísimo la pena afrontar esta fácil ascensión en poco más de una hora de tranquila caminata. Perfecta para una fría mañana de invierno como esta. La bajada muy rápida y además muy amena con la conversación que te da un buen amigo cuando se camina a la par por el monte. Y sin necesidad de haber madrugado mucho, concluímos la ruta llegando a casa antes de la hora de comer con la buena sensación de haber aprovechado la mañana.
Grimpeur!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

RUTA 43: LA BRAGUÍA – RASILLO. Travesía por Berana y Tablau

· Salida-Llegada: Alto de La Braguía 750m, Rasillo 260m
· Tiempo: 4h 25min
· Desnivel: poco más de 100m de subida y 600 de bajada
· Cimas: Coronilla 824, Cotera Los Lobos 861, Tablau 846
· Máxima cota: Cotera Los Lobos 861
· Nivel Dificultad: Intermedio

CRÓNICA Y FOTOS

12 de dicembre de 2010, nubes y claros y calor. Montañeros: Ana, Tomás, Pablo y los amigos de la asociación de Villegar.
Fauna avistada: Una liebre y un corzo, además de rastros del jabalí y el zorro.

A las 9 de la mañana comenzamos la travesía después de que nos hubieran subido por la bonita y desconocida carretera de Guzparras al alto de la Braguía. El día con nubes y claros parecía que nos iba a dar calor durante la caminata y asi fue, con una temperatura poco habitual para una mañana de diciembre. Comenzamos a andar con el valle de Carriedo a un lado y al otro los montes de Pas. El sol, apareciendo tras el Castro Valnera, producía un contraste de luz y sombras precioso en los valles que forman los afluentes del Pas, todos ellos paralelos bajando al curso del rio pricipal bajo nosotros. El día nos iba a brindar unas vistas espectaculares a pesar de la ligera bruma.

La ruta transcurria por todo el cordal que separa los valles del Pas y el Pisueña, cumbreando por la divisoria manteniendo más o menos la altitud lo que favorecía la caminata. Con orientación Oeste primero, llegamos a la altura del Berana, que no ascendimos, y rodeándolo por la derecha cambiamos la orientación a Norte hasta el final de la ruta. A partir de aquí teníamos el Valle de Toranzo a nuestra izquierda y el Valle de Carriedo a nuestra derecha. Ascendimos un pequeño repecho para superar la Coronilla y tras descender un poco atacamos la cima del Cotero de los Lobos donde se podían disfrutar de unas vistas inigualales por los 360º. Cumpliéndose las dos primeras horas de travesía, allí comimos deleitándonos con las vistas. Encima de Toranzo se descubrían la cima del Cildad y la Espina del Gallego enfrente y detrás los montes de la reserva del Saja y las cimas de la Sierra del Cordel, la Concilia y Peña Sagra con algo de nieve todavía. Más a la derecha teníamos el Pico Ibio y La Capía, el monte Dobra. Justo al Norte la cumbre del Tablau que alcanzaríamos luego y el Monte Caballar, detrás del cual aparecía la Bahía y la ciudad de Santander con la Peña Cabarga delante. Al otro lado teníamos el macizo de las Esguinzas y los Picones de Sopeña sobre el bonito Valle de Carriedo y detrás las cumbres más elevadas del Porracolina, Picón del Fraile y Castro Valnera. Se podrían llenar hojas y hojas con la descripción de estas vistas de Cantabria.

Continuamos la ruta alcanzando el Tablau desde donde pudimos ver la parte más baja del Valle de Toranzo con los pueblos de Corvera, Villasevil, Soto-Iruz… y a partir de aquí comenzaba la bajada directa hasta el pueblo de Rasillo. La primera parte del descenso era directamente por un cortafuegos que bajaba con gran pendiente y piedra suelta que resultaba bastante incómoda, por lo cual nos salimos de él y descendimos por el lateral sobre las garabitas, los restos resecos de los escajos que abundaban por todo el monte. De repente pisando junto a uno de estos matorrales saltó una liebre que había aguantado inmóvil hasta que casi la piso, y salió rapidísima monte arriba. Un buen macho de liebre según me aleccionó mi tío Tomás. Preciosa y bastante grande. Ya habíamos visto huellas de liebre más arriba junto con otros rastros de jabalí, zorro y corzo, pero nunca imaginé poder ver una tan cerca por estos montes.

Salimos del cortafuegos y tras pasar por la finca del Troncal, nos internamos en el último tramo, un camino que atravesaba el Hayal de Rasillo, un bosque muy muy bonito. Nada más entrar, Tomás escuchó el ladrido de perros de caza subiendo por el bosque y rápidamente identificó que se trataba de una jauría siguiendo el rastro de un corzo. Y en efecto el corzo apareció a lo lejos entre los árboles corriendo monte arriba hacia nosotros. Nos quedamos quietos y el corzo siguió su trayectoria hacia nosotros sin vernos, pendiente sólo de escapar de los perros y esquivando todos los obstáculos con buenos brincos. No fue hasta situarse a unos tres metros de nosotros cuando ya hizo un quiebro y cambió de camino. Una escena realmente preciosa. Pudimos observar al joven corzo con dos bultos aterciopelados saliendole de la cabeza y con la boca jadeante de tanto huir de los perros. El perro le pisaba los talones y a menos de un minuto le vimos aparecer. Intentamos desviarle pues está prohibida la caza del corzo, excepto en rececho, pero el perro nos engaño y continuó. La huida del corzo suele ser dando vueltas, subiendo y bajando el monte para intentar desorientar a los perros pero su rastro fácil le delata y este lo tenía difícil puesto que se le veía muy cansado y tenía encima al perro. Continuamos bajando y al rato volvimos a oír los ladridos, esta vez descendiendo, corrimos para volver a ver al corzo pero de repente sonó un disparo a apenas dos cientos metros de nosotros. Tras una curva sorprendimos al cazador furtivo que tras vernos salió corriendo y huyó pista abajo en su Golf blanco. No sabemos si el pobre corzo fue alcanzado, pero una sensación difícil de explicar recorrió mi cuerpo. No sabíamos qué habría sido del precioso corzo que hacía unos minutos habíamos visto brincar tan bonito entre los robles y hayas un poco más arriba. Pero por suerte, al cabo de un rato volvimos a oir ladrar al perro monte arriba de nuevo. Eso quería decir que afortunadamente el animal seguía huyendo, al menos vivo, cosa que quiero seguir creyendo.

Estábamos casi al final de la ruta, en las cercanías de Rasillo. Salimos del hayal y tras atravesar unas fincas llegamos al pueblo donde concluímos con una buena caña y unos mejillones de aperitivo. Desde la ventana del bar volvimos a ver al Golf blanco del furtivo volver a subir monte arriba, quizá para recoger su “trofeo”, o quizás para seguir intentando violar la ley y sobretodo seguir intentando atacar la naturaleza de una manera tan vil y cobarde. No sé si mi corzo seguirá con vida, pero lo que sé es que esa pequeña carita con la boca abierta y la lengua fuera desesperada con los pequeños cuernos aún con su terciopelo recubriendolos suavemente nunca se me olvidará, al igual que ese maldito Golf blanco.
Grimpeur!

jueves, 9 de diciembre de 2010

RUTA 42: CORDAL DEL TAMBUEY Y SOBRECOMILLAS

· Salida-Llegada: Ozcaba 1058m, Palombera
· Tiempo: 4h 15min
· Desnivel: 250m
· Cimas: Tambuey 1248, Sobrecomillas 1276, Campucas 1218
· Máxima cota: Sobrecomillas 1276
· Nivel Dificultad: Intermedio

CRÓNICA Y FOTOS

8 de diciembre de 2010, nubes y claros y rachas de viento. Montañeros: Jose y Pablo. Fauna avistada: 13 ciervos y un corzo.

El mal tiempo de otoño había impedido subir más al monte, pero por fin volvimos a hacer una ruta: el cordal del Tambuey, una muy bonita ruta con buenas vistas hacia los bosques de la Reserva del Saja y las montañas de Cantabria. Además, el desnivel reducido y una distancia aceptable la conviertieron en una ruta muy cómoda, agradable y apta para toda clase de senderista.

La caminata comenzó a las 9:30 de la mañana desde el enclave conocido como Ozcaba, donde sale una pista del Puerto de Palombera, entre el Mirador de la Cardosa y la Venta del Tajahierro. La pista con muy buen firme se dirigía hacia todo el cordal con el Tambuey como referencia. Ya en los primeros metros sorprendimos a un par de venados que salieron de entre los acebales que poblaban las brañas. Para coronar el Tambuey nos salimos del camino y avanzamos campo a través por la divisoria asomándonos al otro lado del cordal, hacia el boscoso valle del río Queriendo que baja a Bárcena Mayor. Enseguida volvimos a avistar a otros dos ciervos y un poco más adelante otro numeroso grupo que avanzaba entre los tojos para refugiarse en la masa boscosa de hayas. Sin mucha dificultad coronamos el Tambuey, con unas buenas vistas de todo el bosque de Palombera y las montañas aún nevadas de la Sierra del Cordel, la Concilia y Peña Sagra detrás, imponentes entre la amenazante niebla. Cayeron unas poquitas gotas pero el tiempo aguantaría hasta la tarde y salió el sol, lo que hizo aparecer al arcoiris brindando una imagen preciosa de la Reserva.

Arcoiris entre la Concilia y Peña Sagra desde el Tambuey y las brañas de su cordal


Del Tambuey sale otro cordal que se dirige hacia el Este con el Mediajo Buelna como cumbre más reseñable y va hacia Bárcena Mayor separándo le valle del río Queriendo del Valnerías, poblado de un gran manto de hayas también. Nosotros continuamos por el cordal que llevábamos siguiendo hacia el Sobrecomillas atravesando unas bonitas brañas. De repente, justo delante de nosotros de entre unos arbustos nos salió un confiado corzo a apenas 25metros de nosotros. Se nos quedó mirando un buen rato y poco después decidió bajarse saltando hacia los árboles. Muy bonito, y muy confiado.

Alcanzamos los restos de la Venta Vieja. Hasta hace poco más de un siglo, éste era el camino del mar a Reinosa por donde pasaría Carlso V en uno de sus viajes. El camino viejo subía por Los Tojos hasta Palombera por el recorrido que estábamos haciendo, existiendo varias ventas para el descanso de los viajeros. Hoy en día solo se conserva en pie la Venta del Tajahierro. En la Venta Vieja cruzamos la pista que se dirige a Los Tojos y que habíamos dejado a un lado para cumbrear por el Tambuey. Directamente atacamos la cima del Sobrecomillas, algo más empinada y elevada que la anterior pero sin mayor dificultades tampoco.

Cima del Sobrecomillas 1276m

En 1h 45minutos habíamos llegado al vértice geodésico que marcaba la cumbre, pero como las vistas no eran del todo buenas decidimos alcanzar una antecima más al norte que se asomaba al valle de Cabuérniga, el Campucas. Un tentenpié apostados en una roca e iniciamos el regreso por otro sendero que discurría por la ladera oeste del cordal, para completar así el circuito. Hasta la altura de la Venta Vieja seguimos un senderuco y de allí tiramos para abajo campo a través por una braña de tojos para alcanzar otra cambera, esta mucho más embarrada y llena de rastros de animales y de jabalí, que nos llevaría sorteando los vallejos y atravesando bonitos barrancos entre hayas y acebos hasta Braña Espinas y de allí a Ozcaba.

Después de algo más de 4 horas cerramos el circuito y completamos la ruta. A las 14:00, hambrientos, ya estábamos bajando en el coche y completamos este buen día con una gran comida en El Manco en compañía de nuestros amigos.

Grimpeur!

jueves, 2 de diciembre de 2010

Llega el Puente

Casi sin darme cuenta, voy a alcanzar los primeros tres meses trabajando. Tras la salida de la Universidad en la que el mayor miedo era no poder estar haciendo nada, afortunadamente estoy teniendo la oportunidad de estar ocupado y sin parar de ver cosas nuevas cada día y poco a poco habituándome a lo que será la vida laboral. Se acabaron esas vacaciones de estudiante, se acabaron esos periodos durante el curso entre épocas de exámenes que permitía una flexibilidad de horarios, que salvo un par de meses al año, te dejaba hacer planes y disfrutar de viajes y salidas. O esos fin de semana de estudiante donde el fin de semana duraba más que la semana de labor cuando el jueves ya era fin de semana. Ahora hay que estar cinco días al pie del cañón, no hay quién se escape, lo que concentra el tiempo libre y limita los planes de fin de semana en fin de semana. Poco a poco se van comprendiendo cosas. Los lunes. Ahora los lunes son lunes de verdad. Los excesos del fin de semana se pagan los lunes y ya no te puedes quedar durmiendo en la cama el primer día de la semana. Entras cansado y no hay quien recupere durante la semana. Pero no sé por qué será, desde el mismo lunes ya piensas en lo que vas a hacer el finde que viene, que será todo menos descansar. A medida que pasan los días vas viendo como se acerca la gloria del viernes y llegado el finde lo que se hace es intentar aprovechar al máximo todo lo que entre semana no podrás hacer, con lo cual, el lunes llegas de nuevo reventado. Y se repite la historia. Vida del currante, semana a semana.

Esta semana llega el Puente de la Constitución y la Inmaculada, ¡cuatro días de fiesta! Por fin hay tiempo para todo. Montaña, fiesta, etapa en bici, amigos, pueblo, familia… ¡qué corto se va a quedar! La ruta al monte es imprescindible. Después de este otoño tan lluvioso (durante todos los fines de semana) las ganas de ruta son increíbles, y tras las nevadas de esta semana esperamos encontrar esos paisajes que La Montaña nos suele brindar. Los posibles objetivos pueden ser la Reserva por la zona de Bárcena Mayor, Tambuey y Sobrecomillas o incluso una incursión por los montes de San Pedro del Romeral a la caza de la liebre… la climatología nos dirá el día. Se aceptan sugerencias.

La etapa en bici tampoco faltará. Poco a poco se acercan las primeras pruebas invernales, y este año por fin, parece que llegaremos a punto. El objetivo en este caso pinta en blanco a lo cual habrá que ir preparando la primera toma de contacto con esos nuevos amigos llamados esquís de travesía para calzarlos tras las zapatillas de correr y los botines de la bici en Reinosa el próximo enero. Pero como no, este finde habrá que aprovechar para salir al disponer tantos días “para descansar”. Un buen rato en buena compañía con tu gente es realmente inigualable. Pero a esto tendremos que añadir a una larga tradición familiar que se remonta tantos años como cuenta el que escribe y recuerda. Se acerca la Navidad y habrá que subir al monte con la familia, padres, hermanos y sobrinucos recogiendo el húmedo musgo para el Nacimiento.

Tantas cosas y tan poco tiempo. Muchas veces me siento afortunado por tener esta sensación y no al revés. No sé si dará tiempo a todo, pero se haga lo que se haga, con felicidad y ganas, estos días se disfrutarán auténticamente como lo que son y serán, como unos momentos únicos e irrepetibles.

¡Que paséis un buen puente!

Grimpeur!

jueves, 25 de noviembre de 2010

Esto está muy mal ehh!

Lamentablemente, esta es la frase más repetida y oída por las calles aquí estos últimos meses en España. No hay conversación en la que no aparezca el comentario: es que.. esto está muy mal, ehh!”. Al final, se acaba hablando siempre de lo mismo, pues es lo que nos rodea y afecta, un grave problema común a todos estos días, la situación de la economía y al fin y al cabo la situación de la vida futura que nos espera.

La sociedad española lleva mucho tiempo esperando paciente, e incluso escéptica la mayoría, a la salida de esta crisis. Una crisis de la que hemos oído hablar mucho pero que ha tardado, en muchos casos, en afectar a la vida real de la gente. Y es que desde la entrada de lleno en la crisis allá en 2008, hace ya dos años, no se ha dejado de seguir llevando un ritmo de vida similar al de antes de esta situación, demasiadas veces superior a las oportunidades reales. Lo real es que hay que irse concienciando que esto se acabó y que realmente se tardaran muchos años volver a esos años de bonanza. Desgraciadamente, ahora viene lo peor y hay que apretarse el cinturón y arrimar el hombro.

No quiero parecer pesimista, pero llega un momento en que hay que coger el toro por los cuernos y afrontar la dura realidad. Ahora nos llega la crisis a nosotros, a la ciudadanía de a pie. Los más de 4 millones de parados (registrados) ya saben de lo que hablo y el resto también presiente lo que nos espera. Parar la destrucción de empleo es primordial, pero lo grave es que después de esto, no se vuelva a crear, y esto, poco a poco, para el país. Si la gente no trabaja, no hay dinero para pagar impuestos, no hay dinero para el Estado, no hay pensiones ni dinero público para infraestructuras, ni para crear a su vez trabajo. Si la gente no trabaja no hay dinero para consumir, no hay dinero para mover, unos dejan de dar y otros dejan de recibir y vuelta a empezar. Una dinámica fatal y crítica.

Esto se empieza a vislumbrar en la situación de los jóvenes que puede tomar una grave y preocupante tendencia de cierta pasividad y obligada resignación. No necesitamos datos, sólo hay que escuchar la experiencia de la gente que tenemos al lado. Miles de jóvenes titulados y con preparación, como el que escribe, que comenzaron sus estudios en un mundo de oportunidades y futuro esperanzador que de repente llegan a su objetivo y se ven envueltos en una dinámica de parada total, ausencia de ofertas y futuro completamente incierto. Suerte que al menos quedan lugares donde se les hace el “gran favor” de poder trabajar sin cobrar. Tristemente es lo único que hay. Pueden acumularse varias generaciones, buenas generaciones de jóvenes, sin una simple oportunidad de demostrar y trabajar por avanzar. ¿Una generación perdida como ya hablábamos aquí hace unos meses?

A parte de los problemas macro y micro, laborales y financieros, además de estos problemas económicos, yo creo que uno de los más graves y en los que más habría que incidir es en la situación de estas nuevas generaciones que al fin y al cabo serán los que llevarán este país dentro de, esperemos, no muchos años. Evitar la aparición de esta resignación, desconfianza y al final pérdida de toda esperanza es crucial para salir adelante. No hay que quedarse parados, no hay que dejar de luchar ni desistir. Continuar la formación, atreverse con las oportunidades que salgan y lanzarse por un sueño. Ese sueño es trabajar, y hay que cumplirlo como sea. De toda época de crisis, guerra o inestabilidad salen las mejores ideas, inventos y soluciones. Esa es nuestra misión y el reto de esta nuestra generación. ¿Generación perdida? ¡NO! Nos esperan dificultades, de eso no hay duda y hay que ser muy conscientes, pero pase lo que pase hay que seguir adelante pues saldremos de esta, saldremos adelante.

Sin desistir, mucho ánimo a quienes va dirigida esta misiva sin perder la esperanza.
Un abrazo!
Grimpeur!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Informes desde Eindhoven!

Van pasando los meses y poco a poco nos van llegando informes de alguno de nuestros amigos que están este año de Erasmus por Europa. Aqui tenemos el informe de Pedro desde Einhoven, Holanda, después de sus dos primeros meses en los Paises Bajos:

Así como quien no quiere la cosa, ya llevo dos meses en Eindhoven. El tiempo pasa volando y aún recuerdo lo largas que se me hicieron las tres semanas que pasé mi primer verano en Inglaterra, relatividad supongo.

El tema lavadora está dominadísimo y poco a poco le voy cogiendo el truco al fogón. Unos buenos platos de arroz, tortilla de pata simplificada, fajitas, pasta, salmón... Aunque he tenido que amoldarme al ritmo holandés y la comida fuerte es la cena, mientras que la comida se resume en caldo+sandwich+fruta en torno a las 12:30.

Ya se terminó el primer periodo de exámenes y los resultados han sido todos positivos. Con el inglés llegas a cualquier lugar, pero poco a poco voy aprendiendo cosillas en holandés que siempre les gusta que les digas algo en su idioma (un ejemplo: tot ziens = hasta luego).

Hace unos días fui a mi primer concierto en Eindhoven, en una sala en pleno centro a la que me llegué en bici en medio de una densa niebla. En nada, me da que nos va a visitar la nieve, las temperaturas empiezan a oscilar entre 0 y 5ºC.

En el apartado de viajes, aparte de los bicitours para visitar las ciudades colindantes a Eindhoven, he estado en Amberes en Bélgica y visitando a Damián y Carlos que también están de Erasmus en Turín, Italia. Aprovechando el viaje y que los Alpes están a tiro de piedra, hicimos una ruta de montaña, que tanta llanura me estaba atrofiando. Turín lo dió todísimo, que vivan los aperitivos(vaya engochada)!

No se si ya habrán encendido las luces de navidad, pero aquí en Holanda la navidad comienza el último sábado de Noviembre, cuando San Nicolás llega en barco a vapor desde España. San Nicolás (Sinterklaas) va vestido de obispo y le acompaña Peter the Black (Pedro el Negro), al que a veces se le representa con cuernos y ojos rojos, alegando que es el diablo y que Sinterklaas lo capturó y convirtió en su sirviente. Sinterklaas se pasa por las casas la madrugada del 6 de diciembre, en realidad el que hace todo el trabajo sucio es el sirviente que es el que baja por la chimenea a dejar los regalos. Aparte del día de San Nicolás, celebran el 25 y 26, 31 y 1.

Toma lección de tradición navideña holandesa!

Un fuerte abrazo!


by Pedro Hetfield

Sigue aprovechando esta aventura increíble Pedro, las montañas y el mar de Cantabria te esperan en un mes! Disfruta de Holanda y que te traigan muchas cosas San Nicolás y Pedro el Negro! Un abrazo!
Grimpeur!

viernes, 19 de noviembre de 2010

Santander x10

Cortometraje hecho en Santander utilizando y mezclando las técnicas de time-lapse y tilt shift por Juan Maza y Mario Gomez:

Santander x10 from Mario Gómez on Vimeo.


Esperemos que os guste

Grimpeur!

jueves, 11 de noviembre de 2010

El Cantábrico

Este otoño, los constantes fines de semana con mal tiempo, no están favoreciendo nuestras míticas salidas a la montaña cántabra, que nos está esperando ya con algunas de sus cumbres nevadas. Sin embargo, los parajes que nos rodean no dejan de sorprendernos desde todos los puntos de nuestra geografía. Esta semana con la llegada del primer gran temporal de la temporada, hemos podido sentir hasta donde puede llegar y llega la furia y la fuerza de nuestro mar, el Cantábrico, que nos ha brindado un espectáculo grandioso con olas de más 10 metros según se ha medido en la boya situada frente la Virgen del Mar y que nos han dejado imágenes tan espectaculares como estas de la lucha de las olas contra la Isla de Mouro, o más bien viceversa, que, tras la pérdida de la Horadada y el Puente del Diablo, hacen valorar aún más si cabe este símbolo para las gentes de Santander.

Isla de Mouro, 9 de noviembre de 2010


Al mar lo que es del mar. La gente se sorprende cuando cada ciertos años, las olas atraviesan los rompeolas y cruzan las playas para llegar más allá, pero lo cierto es que las construcciones y paseos junto a las playas están situadas en zonas robadas a las aguas o a las dunas que por ejemplo se extendían antaño por todo el Sardinero. Esta semana el Cantábrico quiso llegar hasta sus dominios, y no hubo nada que pudiese pararlo. El espectáculo fue impresionante y nos ha dejado bellísimas imágenes y escenas que hacen reflexionar, al menos por un instante, en cómo de insificantes podemos llegar a ser ante las fuerzas de la naturaleza que nos rodea.

Isla de Mouro y rompientes de la Magdalena desde la playa del Camello, 9-11-2010

El Cantábrico. Lo llevamos dentro desde niños y en gran medida explica la forma de ser de los del Norte. Pequeños pero orgullosos de formar parte de esta costa y este mar, que, con temor, respeto y admiración, lo sentimos como algo muy nuestro. Nuestro gris Mar Cantábrico.
Grimpeur!

miércoles, 27 de octubre de 2010

Blog "Y acabamos en Torino"

Esta temporada, una parte importante de los amigos que forman nuestro seisymediosobresiete, les ha tocado vivir y disfrutar una experiencia increíble, increíble como imborrable para sus vidas. Abriendo sedes por toda Europa, Eindhoven, Paris, Roma, Varsovia, Udine, Turín... este año es su año Erasmus.

El Erasmus, como fue para el que escribe, es algo más que una experiencia única, académica y personal, es algo que va más allá aún, es la oportunidad de buscar y encontrar todo aquello que persigue cada uno, una oportunidad más de alcanzar sueños inimaginables que, como sabemos en seisymedio, se pueden conseguir... y se consiguen. Nuestro amigo "Litri", con sede en Torino, y su inseparable compañero Damián, quieren compartir con nosotros al menos un pedacito de ese cúmulo de aventuras y sueños, lugares y vivencias fascinantes que les está tocando vivir este año.

Os invitamos muy vivamente a que visiteis su blog:

http://www.yacabamosentorino.blogspot.com/

Encontrareis historias Erasmus, viajes y hazañas y os recomendamos sobretodo las rutas de montaña que nos relatan por el país transalpino. De la Cordillera Cantábrica a los Alpes, todo un reto. Un sueño absolutamente de seisymediosobresiete que seguiremos desde aqui.

Un abrazo a los torineses y al resto de sucursales europeas!

Grimpeur!

jueves, 14 de octubre de 2010

Viaje a los puertos míticos de los Pirineos

Tourmalet. Sólo escuchar ese nombre lo dice todo. El puerto más mítico y famoso del ciclismo y un sueño para todo ciclista el estar allí y subirlo. Con esa intención se fraguó el viaje y el grupo de 7 hombres formado por Jose Luis, Diego, Javi, Carlos y los hermanos Martín Sarobe Javier, Juan y Pablo, que aprovechamos el puente del Pilar para atacar el mítico Col del Tourmalet y otros dos grandes puertos del Pirineo francés en tres días brutales.






Cima del Tourmalet


Antes del amanecer del sábado 9, pusimos rumbo Francia desde Santiurde de Toranzo. Las 7 máquinas ya estaban en la furgo y con un coche más iniciamos la expedición. A mediodía, llegamos a nuestro campo base, Luz St.Sauveur, auténtico corazón del ciclismo pirenaico. Con un tiempo espléndido, con nubes pero buena temperatura, subimos a nuestro apartamento que estaba fenomenal y es para recomendar. No había nadie y nos habían dejado las llaves puestas. Nos echamos al estómago dos buenas tortillas de patatas y nos montamos en la bici. Primer objetivo del viaje: Luz-Ardiden, a donde se ascendía desde el mismo Luz St.Sauveur. 13km por delante a una pendiente media del 7,7%. Con ritmo acorde para el disfrute de todos fuimos superando las rampas donde el mismo Arsmtrong sufrió aquella famosa caída con Mayo por la gorra de un niño y Jan Ullrich decidió esperarle. Armstrong ganó esa etapa. La primera parte del puerto transcurría entre bosque con grandes vistas sobre el país de Toys. Los colores otoñales daban aún más belleza al paisaje. Bonitas curvas de herradura y llegados a una altura ya considerable los árboles fueron desapareciendo y sólo quedaron ante nosotros los últimos 3km llenos de herraduras enlazadas que nos separaban de la meta, la estación de esquí de Luz-Ardiden. Comenzaron las hostilidades y el grupo se fragmentó llegando primero Pablo seguido de Carlos y Juan en tercera plaza. Un puerto precioso y con un tiempo ideal. Tarde recuperadora en el jacuzzi de los apartamentos y gran cena con “almoóndigas”!! Fue a la noche cuando comenzó a llover.


Herraduras de Luz-Ardiden



El segundo día era el día señalado, era el día del Tourmalet. Y el tiempo y las previsiones meteorológicas eran malísimas. Preparamos la comida, los víveres y la ropa de abrigo, pues nos esperaba una jornada larga con una vuelta de más de 100km y con el Tourmalet de por medio. Desde el mismo Luz St.Sauveur comenzamos la ascensión a este coloso de 18,8km de subida sin descanso a una pendiente media de 7,5%. Brutal. Tuvimos suerte que la lluvia nos respetó en los primeros kilómetros hasta bien entrada la ascensión. La primera parte muy bonita, con trazado rectilíneo y alguna herradura entre arbolado, y a partir de la estación de SuperBarèges los árboles desaparecían y la altitud ya se empezaba a notar. Nos metimos de lleno en la niebla y en los rigores de la alta montaña. Con frío, lluvia y sin ver lo que faltaba comenzaron los movimientos. Juan lanzó un ataque a 4,5 km de meta. Los carteles informativos del puerto eran nuestra única referencia ya que no había casi fuerzas para sacar el perfil del interior del maillot. Y es que quedaba lo peor, los dos últimos kilómetros infernales a una pendiente constante del 10% sin descanso. Con casi 18km de subida en las piernas el último tramo fue durísimo. Pablo llegó de atrás y coronó los 2115m de altitud primero seguido de nuevo de Carlos y Juan. Javier repitió cuarto puesto y el quinto puesto se lo disputaron en un cerradísimo sprint Javi y Jose Luis en la gloriosa cima del Tourmalet. Diego, no muy lejos alcanzó la meta en séptima posición. El Tourmalet nada más y nada menos. Fotos, satisfacción y alegría.





Col du Tourmalet, 2115m


Con el subidón decidimos seguir la ruta planeada a pesar del temporal. Hacía un frío increíble y eso que faltaba la bajada por el otro lado, por La Mongie. El descenso fue uno de los peores momentos que haya pasado sobre la bicicleta y sin duda lo más duro del viaje. Mojados hasta los huesos, el frío era inimaginable y el sufrimiento fue notable, hasta el punto de pasarse por la cabeza deseos de dejar la bici para siempre o querer volver a casa y abandonar, pero seguimos. En los famosos túneles de la La Mongie nos detuvimos y nos reagrupamos intentando recuperar el calor, cosa que no conseguimos hasta después de comer en Bagnères de Bigorre. Comenzamos un tramo de llano por el valle con gran cantidad de agua en la calzada. Nos desviamos hacia la izquierda rumbo Lourdes por una carreteruca preciosa y muy bien cuidada, con algunos repechos que dieron guerra. Muy divertido. Alcanzamos Lourdes ya con bastantes kilómetros en las piernas y con una lluvia incesante, y comenzó el último tramo hasta Luz St.Sauveur subiendo por el valle picando para arriba constantemente. Los kilómetros pesaban y mucho y a falta de 10 de meta lanzó el hachazo el potente Juan en un terreno que le favorecía. Poco a poco fue abriendo hueco por la espectacular garganta boscosa por donde transcurría la carretera y donde el agua precipitaba por todos lados en forma de cascadas y torrentes. Juan cogió una distancia peligrosa y empezaron los relevos de Carlos y Pablo atrás donde sólo aguantó Javier hasta que no pudo más y se quedó. Juan aguantó de forma increíble y no fue hasta el último repechuco ya en Luz St.Sauveur donde cedió y fue neutralizado en la última curva. Etapón de 103,5km con lluvia, frío y el Tourmalet. Inimaginable y un sueño hecho realidad. El esperado baño en la piscina fue reparador. El sufrimiento de la bajada ya se había olvidado y sólo quedaba la gloria de haber coronado el Tourmalet el 10/10/10. Una fecha imborrable. En la cena, donde engullimos toneladas de comida con una gran lasaña y arroz, planeamos la última aventura del viaje para antes de regresar. La subida al Circo de Troumousse.

El puerto que elegimos para el tercer y último día, el Circo de Troumousse, no es muy famoso ya que no es un puerto mítico del Tour, sin embargo, no nos equivocamos en nuestra decisión. Sin duda el puerto más bonito de los que hemos subido. Saliendo de nuevo directamente desde Luz St.Sauveur a unos 800m, nos esperaban 27 km de ascensión ininterrumpida hasta la cima situada a 2103m de altitud. La lluvia nos respetó todo el día y eso se agradeció después de lo del día anterior. Nos internamos por un estrecho y precioso valle boscoso en pleno otoño con una suave pendiente ascendente directos hacia el sur. Pasamos el Puente de Napoleón III y una espectacular central hidroeléctrica hasta el bello pueblo de Gédre, donde la pendiente cambió y empezó el puerto en sí. Pasamos el cruce de la carretera de Gavarnie y nos dirigimos hacia las espectaculares paredes nevadas del Circo de Troumousse tras las cuales se encontraba España.



Hacia el Cirque de Troumousse


Desde el pueblecito de alta montaña de Héas comenzaron las preciosas herraduras, por las cuáles, en gran parte, habíamos elegido este gran puerto. Todas seguidas, más de 25 curvas en este último tramo de más de 7km de ascensión con pendiente media de más del ocho y un descanso a mitad que se agradecía ya que restaban rampas de hasta el 13%. En Héas, donde había un peaje para vehículos motorizados, nos tomamos un ligero avituallamiento y fue cuando Jose Luis decidió intentarlo en solitario desde lejos. Con una renta de unos 50 segundos se mantuvo en cabeza incluso aumentando la ventaja hasta el minuto. La sucesión de curvas de herradura hacía sin duda más divertida la ascensión ya que en todo momento teníamos referencias hacia arriba y hacia abajo. La manera de ganar altura era espectacular. Tras el descansillo, donde había un refugio, las rampas se endurecieron aún más, y en gran medida. Carlos dio síntomas de hacérseles largos los tres duros días de alta montaña y Pablo lo aprovechó incrementando el ritmo del grupo y logrando cortarle poco después que a Javier. Juan aguantó muy bien, y en las rampas más duras se dio caza a Jose Luis. Las últimas rampas y herraduras fueron agónicas y por fin se coronó el último puerto de este gran viaje. Completamente fragmentado, el grupo de 7 fue llegando cada uno en solitario y con las fuerzas justas, pero con la satisfacción de haber hecho cima en estos tres colosos del ciclismo. Con la nieve de las laderas, o más bien los muros del Circo de Troumousse frente a nosotros, y con el pico de La Munia con sus 3133m de altitud adivinándose entre la niebla, comenzamos la última bajada, esta vez con buena temperatura para disfrutar del precioso descenso, donde se vivieron las últimas hostilidades llegando a Luz St.Sauveur en un vertiginoso final. Otro etapón. Dimos cuenta de la “almóndigas” que quedaban y volvimos a casa, parando en el Santuario de Lourdes, y con una satisfacción que no cabía en el pecho.

Los sueños de niño, una vez más se van haciendo realidad. Un gran finde, un gran viaje y un honor compartir carretera con tan buena compañía. El dolor de piernas continua todavía pero…¡Hemos coronado el Tourmalet amigos!



Grimpeur!

viernes, 8 de octubre de 2010

Resumen Temporada de Triatlón 2010

El pasado 25 de septiembre concluyó la temporada de triatlón en Cantabria. Una temporada personalmente muy completa que, aunque no ha sido muy regular en los últimos meses debido a viajes y a estudios, sí ha estado marcada sobre todo por grandes eventos y grandes retos que se consiguieron superar no sin esfuerzo.

El año comenzó lesionado. Una rotura fibrilar forzó un parón de casi tres meses desde noviembre’09 que me impidió llegar con la preparación deseada para el circuito de duatlón. Pero en la recuperación de esa lesión surgieron los grandes retos y las ganas de superación empezando casi desde abajo del todo. El primer gran reto del año, la Media Maratón de Madrid a principios de abril, cuya preparación durante el mes de marzo tuvo su colofón con un gran fin de semana en la capital y un importante contenido emocional.

Antes de esa parada, y tras la reaparición a finales de febrero en el Duatlón de Astillero, en las semanas de marzo fui progresando poco a poco y con mucho entreno conseguí una buena actuación en el Duatlón de Basauri, en el País Vasco, donde el sector de bici fue buenísimo y nos llevamos una grata impresión de la organización fuera de Cantabria, lo que nos animó a repetir en Euskadi con la cicloturista Bilbao-Bilbao.

Tras la Media Maratón de Madrid, el 11 de abril de 2010, el siguiente reto no se hizo esperar, y sin esperármelo fui seleccionado para acudir al Campeonato de España Universitario de Triatlón. Con la moral muy alta y la exigencia y obligación de hacerlo bien, los duatlones de Azkoitia, Polanco y Santander previos al Campeonato de España fueron muy buenos y serios, sobre todo en el País Vasco de nuevo, en un fuerte Duatlón de Azkoitia y en el Duatlón de Santander donde, gracias en buena parte al apoyo de mis amigos, conseguí el tercer puesto en el Campeonato Universitario de Duatlón en Cantabria. Con estos buenos resultados viajamos a Alicante donde se celebraban los Campeonatos de España. Conocedor de mis limitaciones en el agua y ante tanto gallo, mis objetivos se centraron en, además de hacer un digno papel personal, conseguir puntuar para el equipo y conseguir así algo histórico para la Universidad de Cantabria. Y se consiguió. Fue sin duda una gran experiencia deportiva y única que supuso todo un premio para mí. Con el Duatlón de Reinosa, di por concluida la temporada de duatlón y entre exámenes comencé a centrarme en el siguiente gran objetivo y gran reto del año: el Triatlón Larga Distancia Valle de Buelna, es decir, el Medio Ironman.

Con apenas mes y medio de preparación sabía que iba a llegar justito, pero por primera vez planifiqué bien las seis semanas que tenía para conseguir alcanzar este gran reto. Objetivo: acabar. Una semana antes del medio Ironman, el Triatlón de Suances, como prueba de fuego. Llegué muy bien y probablemente realicé una de mis mejores carreras de mi corto currículum deportivo entrando el 25º en meta. Fue el último empujón que me faltaba para llegar con la moral y confianza necesarias a la fecha señalada.

26 de junio de 2010. 1,9 km a nado por la playa de Comillas, 90 km hasta los Corrales de Buelna en bicicleta, y para acabar, 21,1 km, una media maratón a pie. La natación y la bici fueron increíblemente bien pero al llegar el sector a pie llegó el sufrimiento y el mayor dolor de piernas que haya sentido jamás. Después de 5 horas y 46 minutos alcancé el objetivo de sobrepasar esa delgada línea en el suelo que indicaba la meta. Probablemente, el mayor sufrimiento físico que haya vivido nunca al borde de la extenuación, y estoy convencido que la cabeza y la moral fueron las que me hicieron llegar a la meta. El sufrimiento se olvida, pero esa satisfacción de haberlo conseguido dura para siempre.
A la semana siguiente, con el cuerpo cansado, nos hicimos el doblete Alto Ebro – Bansander, donde mi mayor satisfacción, a parte de la buena carrera en Alto Ebro sobre todo, fue el bautismo en el agua de mi hermano Juan. Actuando como padrino conseguí convertirle en triatleta, como me convirtieron a mí hace tres años. Después, tras unas merecidas vacaciones de más de un mes sin competir, reaparecimos en el ya mítico Duatlón de Medio Cudeyo. A la cuarta participación, por fin entre en el top ten en Solares. Un par de semanas después el tri de San Vicente de la Barquera, acompañando gratamente a mi hermano Juan y tirando de él consiguiendo que llegara a meta. Para acabar, después de un duro agosto estudiantil, se cerraba el circuito con el triatlón de casa, en el Sardi, el Triatlón de Santander que puso punto y final a esta gran temporada llena de retos superados y sobre todo sueños cumplidos. Además, este año el equipo de Triatlón de la Universidad de Cantabria ha conseguido grandes éxitos como el campeonato regional de Acuatlón en Noja, la victoria en el Bansander y el tercer puesto en Polanco y Suances.

Nada más acabar, ya hay ganas de pensar en nuevos retos. Como guinda al pastel, de momento, nuestras bicis disfrutaran del premio de poder ascender algunos de los puertos más míticos del Pirineo francés. Quizá en las rampas del Tourmalet, Luz-Ardiden o el Aubisque aparezcan o surjan los siguiente objetivos para el año que viene. Lo que es seguro es que no serán lejanos en el tiempo y, grandes o pequeños, supondrán nuevos retos a superar, nuevas aventuras de seis y medio, pero de seis y medio sobre siete.



Temporada 2010:
  • Medio Maratón de Madrid 1h 33min 48seg
    I Carrera Popular Nocturna Ayuntamiento de Santander
  • Duatlón Astillero (61º)
    Duatlón de Basauri (Vizcaya) (106º)
    Duatlón de Azkoitia (Guipúzcoa) (71º)
    Duatlón de Polanco (31º)
    Duatlón Ciudad de Santander (36º) 3ºCto.Universitario
    Duatlón de Reinosa (38º)
    41º Circuito Cántabro de Duatlón
    Duatlón Medio Cudeyo (10º)
  • Cto.de España Universitario de Triatlón, Alicante (88º)
  • Triatlón Larga Distancia Valle Buelna 5h46min (199º)
    Triatlón Suances (25º)
    Triatlón Alto Ebro (54º)
    Triatlón Bansander (34º)
    Triatlón San Vicente de la Barquera (107º)
    Triatlón Ciudad de Santander (49º)
  • 38º Circuito Cántabro de Triatlón

Grimpeur!

lunes, 4 de octubre de 2010

Ruta 41: BERREA EN LA SIERRA DEL CORDEL

· Salida-Llegada: Brañavieja 1640m
· Tiempo: 8 horas y media
· Desnivel: 500m aunque algo más en desnivel acumulado
· Cimas: Cuetu de la Horcada 2111, Bóveda2060, Cornón 2140m
· Máxima cota: Cornón 2140m· Nivel Dificultad: Avanzado


2 de octubre de 2010, nubes y claros y fuerte viento sur. Montañeros: Jose y Pablo. Fauna avistada: más de cien venados, rebecos y buitres.

Llegó la berrea 2010. Un año después volvíamos a Campoo buscando aquello que vivimos y tanto nos ha marcado todo este año. Con la notable ausencia de Carlos que disfrutaba no obstante de la montaña y berrea transalpina, Jose y yo pusimos rumbo a Brañavieja en la madrugada de un sábado que presentaba unas previsiones buenísmas. A las 6:00 am salimos de Santander, y a las 7:30 am ya estábamos caminando con la oscuridad, aún, de la noche. Poco a poco empezó a aparecer el sol tras las nubes que cubrían parcialmente el Embalse del Ebro y las luces de Reinosa. Con los colores increíbles del alba, el fuerte viento sur no dejaba escuchar los berridos de los venados, pero estábamos seguros de que estaban allí. Y así era. No llevábamos ni veinte minutos andando por la pista de Cuencagén y aparecieron los primeros entre las escobas. Comenzamos a contar.


Llegamos a Cuencajén y tras revisar el estado de la cabaña, que estaba bastante deteriorada respecto el año anterior, atacamos la pared del bonito circo directamente hacia el Iján. A media ascensión un gran macho que venía de Sejos nos mostró su gran cornamenta que se dibujaba en el horizonte del perfil de la montaña. Imponente. Cada poco seguíamos avistando ciervas y machos solitarios. Una vez alcanzada la divisoria nos asomamos a la vertiente de Sejos y en la misma braña donde les vimos en 2009, sorprendimos a un gran rebaño de unas 20 hembras con un enorme macho de buena cornamenta. Los pudimos observar durante varios minutos junto los corretones rebecos. Precioso.


Siendo aún muy temprano continuamos andando a lo largo de la sierra. Coronamos el Cueto de la Horcada con el fortísimo sur tirándonos hacia la impresionante caída hacia los Puertos de Sejos. Decidimos continuar y completar toda la sierra del Cordel. Teníamos aún todo el día. Superamos el espectacular Paso de la Muerte, que sin embargo no entrañaba demasiado peligro. Aún así, existían zonas bastante técnicas. Hicimos otra cima y coronamos el Bóveda. Todo el occidente de Cantabria se divisaba como un paisaje inigualable. Abajo, los puertos de Sejos, salvajes, La Concilla y la Jerguera, Polaciones, las cumbres de Peña Sagra, Liébana, los impresionantes Picos de Europa, con el Macizo Oriental dominándo iluminado por el sol en primer plano y reconociéndose sus cumbres, a la izquierda el Central, el Coriscao, Peña Prieta, el Curavacas, el Espigüete, toda la Cordillera y Montaña Palentina, y ya más cerca de nosotros Peña Labra, el Tres Mares y nuestra última cima, el Cornón. Hacia allá nos dirigimos pero en un pequeño balcón nos detuvimos al divisar otro grupo más. Nos sentamos, y sólo mirando descubrimos otros muchos grupos más de ciervos. Tranquilos, libres, salvajes. Vimos además casi una pelea cuando un buen macho se lanzó ladera abajo contra otro macho que huyó despavorido. Ambos tenían buenas cornamentas. La persecucón prosiguió con violencia a lo largo de toda la extensa braña. Pero al final hubo vencedor y vencido sin tener que cruzar sus astas. Espectacular, toda la escena espectacular. La cuenta llegaba ya hasta los 90 ejemplares y camino ya al Cornón decidimos dejar de contar porque avistamos otra manada de unos 16 venados. Más de 100, parecería una exageración, pero era la realidad. Verlo para creerlo. Increíble.


Coronamos el Cornón donde había un monumento que rezaba “…el más noble de los deportes”. Satisfacción. Satisfacción y belleza ante nosotros. Sin haberlo planeado nos habíamos recorrido toda la sierra y llegaba la hora de la merecida comida. Bajamos al aparcamiento de la Fuente del Chivo y decidimos evocar aquel mítico momento de hacía un año cuando nos sentamos asomados a las faldas del Tres Mares y Peña Labra y divisamos nuestros primero venados. Recordando el momento y viviendolo otra vez, sólo pensamos en que el año siguiente volveríamos sin duda, y junto al que faltó, pues le echamos de menos, y los que faltaron.




Estómago lleno, con las expectativas una vez más, más que sobrepasadas, nos lanzamos ladera abajo hacia Brañavieja que no estaba cerca. Atravesando las pistas de esquí y los diferentes telesillas llegamos a la carretera que nos llevó, en menos de una hora, a finalizar la ruta a media tarde. Excelente, qué más se puede decir. La berrea en Cantabria.



Grimpeur!

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Primeros días en el Piemonte (por Carlos)

De www.yacabamosentorino.blogspot.com

La verdad es que la primeras impresiones desde que llegamos a Torino no han podido ser mejores!

Amanecer en el fiume Po, al fondo los Alpes maritimos

Ya para mi la aproximación fue increíble, vine viajando con Paz desde Santander por St Jean de Luz, atravesamos los Pirineos por el Col de envalira y pasamos por Andorra La Vella, de nuevo en España estuvimos en la Cerdanya, volvimos a pasar a Francia por otro puerto que no recuerdo pero con unas vistas increíbles, una vez en francia nos recorrimos toda la costa azul pasando por las playas cercanas a perpignan, Marsella, St Tropez,el Cabo roux, St Rafael, Cannes, Niza, Monaco, Ventimiglia y San Remo, un tour muy completo, finalmente en Savona giramos al norte y tras atravesar los Alpes Marítimos el Monviso nos recibió entre nubes dándonos la bienvenida al Piemonte! Un viaje que recordare toda mi vida!!

Tras un par de días en Torino se fue Paz por lo que me quede algo triste pero llego Damian, como su avión llego a Bergamo a las 00:00 de la madrugada en el que también venia Mario, un Riojano afincado en Santander los tres llegamos a Torino a las 3 de la mañana sin tener donde dormir de no ser por nuestros nuevos amigos cántabros Suag, Suipi y Diego que nos acogieron en su casa y que algún día les devolveremos el favor!

Al día siguiente encontramos casa a la primera por lo que no nos podemos quejar, la casa es bastante amplia, tenemos los dos habitaciones individuales grandes y además una literas por si tenemos invitados. Estamos muy cerca del centro, a menos de 10 minutos andando de Piazza Castelo que es lo más céntrico de la ciudad, a 10 minutos de las gradas que es donde se hace botellón, a 20 minutos del Murazzi que es donde están las discotecas junto al rio Po y a media hora del parque valentino por donde también se sale a veces. La casa está en un barrio un tanto “multicultural” pero bastante tranquilo salvo por las mañanas que a 200 metros de casa hay el mercado más grande de Europa lo que esta de puta madre porque hay cualquier cosa que puedas imaginar a precios baratísimos!!Asique con los vecinos bien, aquí cada uno va a su rollo y si bien de primeras puede asustar un poco no hemos visto nada raro y tenemos buenas referencias del año pasado asique estamos tranquilos. Tambien ha habido tiempo para las primeras locuras Erasmus…

Ya tenemos bicis, yo la he pintado de los colores del racing y Damian está ahora trabajando con ella para personalizarla asique apartir de ahora nos moveremos mucho mejor por la ciudad porque andando aunque se puede ir a todos lados las distancias a veces son largas y en coche…mejor ni moverle porque estos están locos!!!

Mi bici en el balcón de casa

La universidad la tenemos a 20 minutos escasos en bici o media hora larga andando, aun no tenemos clase asique solo vamos a hacer papeleo o a conectarnos a internet que en casa todavía lo estamos esperando salvo cuando robamos un poco de wi-fi. De momento solo tenemos curso de italiano pero claro, es a las 8 30 y a veces nos dormimos…

Con el italiano nos defendemos bastante bien, aunque con tantísimos españoles es difícil practicarlo pero cuando fuimos de ruta con el club de montaña “parliamo tantísimo!!” yo creo que no va resultar ningún problema y en un par de meses hablemos con soltura. Con la gente española muy bien, somos muchísimos, asique es imposible conocer a todos, además todos los días viene gente nueva pero todos muy bien, bebemos juntos y aunque a los de Santander nos cueste integrarnos al principio cuando vamos de litros porque somos “nobles pero cerrados” como aquí se nos conoce, al final acabamos siendo todos amigos de todos!!

Damian, Parco natural del Col de Lys

Hemos hecho dos excursiones, una a Punta Bassei, de 3338m con el CAI Chieri y otra por nuestra cuenta al Monte Colombano, de 1600m con nuestros amigos de Santander, ambos días nos hizo un tiempo increíble que nos permitió disfrutar de los alpes al máximo!

Ya henos tenido la primera visita, este fin de semana vino Gema, mi hermana y ha pasado unos días con nosotros que yo creo que lo ha pasado bastante bien! Por cierto, ya tenemos “nuestra cerveza” que quizás es algo más cara que las otras pero merece la pena:

Mas o menos eso es todo, ya os iremos contando más cosillas en nuestro blog:

http://www.yacabamosentorino.blogspot.com/

by litri

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Fiesta del ciclismo en Peña Cabarga

Sábado 11 septiembre 2010, soleado y buena temperatura para ascender. El día perfecto para el esperado final de etapa de la Vuelta en Peña Cabarga. La subida, cerrada al tráfico desde la tarde del viernes, sólo se podía atacar a pie o en bici para poder presenciar el paso de los corredores retorciéndose en las rampas más duras situadas en los dos kilómetros finales.

Ya desde por la mañana, la marea humana era impresionante. Mi primera subida del día, fue a hacer tiempos. Imaginando en cada metro cómo subirían los profesionales y siendo alentados por los aficionados en las rampas del 18%, conseguimos llegar a la cima en 31’30’’, ¿cuánto tardarían ellos en subir esos 6km? La segunda ascensión, acompañando a buenos amigos como Devu, Jose y Chete que se atrevieron a atacar este coloso fue disfrutando de cada detalle y de cada cara de ilusión de todos los aficionados que nos dirigíamos hacia arriba de diferente manera. Unos en bici de corredor con plato de 39 dientes, otros con las bicis de montaña recién sacadas del garaje aún con el polvo de varios años en algún caso, la gente con banderas de Cantabria, los naranjas venidos del Pais Vasco, neveras repletas de cervezas y refrescos y grandes bocadillos amarrados en los cuadros. Ríos y ríos de gente de todos los estilos, pero todos con algo en común, a todos nos unía la Vuelta ese día en Peña Cabarga con la Bahía de Santander como testigo.

Tras coronar, por gloriosa primera vez para alguno, nos reunimos con mis hermanos que también subieron en bicicleta. Comimos con el ambiente de la Vuelta inhundando todo y viendo llegar a cientos y cientos de ciclistas, aficionados y globeretes, que no paraban de subir. Escogimos la rampa, nuestra rampa y empezó la ansiosa espera que sin embargo pasó volando con la tensión y emoción de todo el mundo viendo cómo se acercaba el momento. La cantidad de gente era impresionante cubriendo los bordes de la carretera y las laderas de los últimos kilómetros. Desde nuestra posición vimos pasar por el valle de Penagos al pelotón por ahí abajo. Los helicópteros avisaban dónde se encontraban. Estarían a punto de comenzar a subir cuando nos enteramos de la caída del líder de la Vuelta, de Igor Antón, claro favorito, que tuvo que abandonar. Una verdadera lástima pues todos le esperábamos como uno de los que daría espectáculo. Un pequeño bajón que se olvidó sin pensar cuando vimos pasar por el descansillo al grupo de cabeza con unas diez unidades. ¡La subida ya había hecho daño! Situados entre los dos rampones definitivos ya con los pelos de punta, llegaron Nibali y Purito a la rampa del 18%, y en la curva dónde dicen que la pendiente es en realidad del 24% atacó Purito Rodríguez. Haciéndole un pasillo de medio carril en medio de la calzada pasó Purito junto a nosotros. Nos dejamos la voz a gritos. A pocos segundos el Tiburón Nibali con la cara desencajada por el esfuerzo, completamente al límite, y pasando a escasos centímetros de nosotros. Impacatante el rostro del italiano. Luego el resto, Mosquera, Frank Schleck y los restos del grupeto Roche, Velits, Sastre, Luisle... La algarabía era tremenday la emoción indescriptible. Uno a uno, fueron subiendo, clavados, los demás ciclistas, alguno con mejor cara que otros. Los top20 luchando por cada segundo y pedalada, Freire bien delante, Pozzato y Gilbert haciendo caballitos, Bruseghin ensangrentado por la caída, los de Euskaltel alicaídos, Zabriskie con un pajarón que se caía, y detrás el pelotón con Mark Cavendish a la cabeza y el resto del furgón de cola. Un sueño, un sueño hecho realidad y además con la posibilidad de compartirlo con mis amigos y mis hermanos quienes no paramos de identificar a todos los ciclistas.

Qué gran día, cero euros y todo un día de emociones. Un día esperado y una vez más unas altísimas expectativas superadas. Un gran día que tuvo como colofón el compartir carretera con muchos de estos ídolos del ciclismo bajando junto a nosotros en bicicleta y junto a toda la afición cántabra del ciclismo. Hombro con hombro con ellos, cómo uno más. Qué deporte si no el ciclismo puede dar esto. Aunque haya que haber esperado tantos años, ha merecido la pena, y creo que a la organización de la Vuelta también, pues ha sido, sin duda, el final de etapa con más aficionados. Esperemos que repitan experiencia el año que viene y volvamos a vivir y disfrutar un final de etapa como este en la Vuelta’11.






Final de Etapa en Peña Cabarga:
1º Purito Rodriguez, 2º Vincenzo Níbali a 20'', 3º Ezequiel Mosquera a 22''.

General Final de la Vuelta:
1º Vincenzo “L’Esqualo” Níbali, 2º Ezequiel Mosquera, 3º Peter Velits, 4º Joaquim Rodriguez, 5º Frank Schleck

Grimpeur!

viernes, 17 de septiembre de 2010

Welcome to Eindhoven (por Pedro Hetfield)


Ya me encuentro por Eindhoven, tras unas 14 horas de viaje (desde las 21pm que salí de Santander hasta las 11am) llegué a la que va a ser mi casa durante este curso. Cómo podeis ver en la primera de las fotos que adjunto, no era el único durmiendo en el aeropuerto, RyanAir lo ha puesto bastante de moda.


Nada más llegar al aeropuerto de Eindhoven cogí el autobús 401 (ticket de 3€ con el que puedes coger el bus tantas veces como quieras en un día) y llegué a la estación de trenes principal de Eindhoven, donde había quedado con la gente de la agencia inmobiliaria para que me recogieran y me acercaran a casa además de firma de contratos varios.

La incógnita pronto fue desvelada, en mi casa de Narcistraat 4 (si haceis click aquí podeis verla) vivimos nueve personas de las nacionalidades siguientes: 2 franceses, 1 alemán, 1 camerunés, 1 del caribe, 1 turco, 1 de nepal y 1 sevillano. En el día de ayer (escribo estas líneas en mi segundo día) conocí a todos menos al de nepal y al turco. Todos buena gente, la lástima es que la casa no tiene sala de estar, así que como mucho coincidimos en la cocina.

Nada más llegar le pregunté al francés por el tema de la wifi y me comentó que lleva estropeada desde tiempos inmemoriales, así que con mis tres horas de sueños tiré para el MediaMarkt a agenciarme un cable de red, sin internete esto es inviable, tanto para comunicación interina como externa.

Con el tema del internete solucionado y cundiendo el ticket de bus fui a la TU/e (mi universidad) para echar una ojeada al campus y conocer en persona a mi coordinador Erasmus, el señor Bastiaans, mi enlace en Eindhoven durante todo el tiempo que he andado con papeleos. Acto seguido me dirigí a la oficina del estudiante a por mi tarjeta universitaria y demás info.
Antes de ir a la universidad, hice mi primera incursión en el Albert Heijn (un supermercado que tengo a escasos 200 metros de casa). Y llegó uno de los momentos clave de mi primer día, mi primera comida! Para no hacer un drama de la situación me compré un plato de estos semicocinados y fruta.

Ya por la noche, fuimos a cenar a un Wok (fideos acompañados de algún tipo de carne) y luego a visitar la famosa calle de Stratumseind, la fama le viene por ser la calle de bares más larga de toda Holanda. Estuvimos viendo varios partidos de la champions en un pub irlandés.
Llegaba la hora de planchar la oreja y hubo que marcarse una caminatilla de 15 minutos por no esperar 25 minutos al bus.

Todo bien por the Netherlands, conociendo mucha gente nueva y aprendiendo en todo momento.
Un fuerte abrazo!

Un primer día de seis y medio sobre siete.

by Hetfield

viernes, 10 de septiembre de 2010

Peña Cabarga

Hace casi un año se anunciaba la llegada de la Vuelta a España a Peña Cabarga. Un sueño, otro sueño se iba a hacer realidad y tras apuntarlo en la agenda y esperar todos estos meses, por fin, ha llegado el día.

El sábado 11 de septiembre de 2010 tendremos la visita de la Vuelta y toda su caravana a Cantabria. Los ciclistas entrarán desde Burgos por el Portillo de Lunada. No sé si podrán disfrutar de la bajada de este precioso puerto porque enseguida atacarán la ascensión del Col del Caracol cruzando desde el Miera al Pisueña. De ahí para abajo desde Selaya en dirección al final de etapa situada en Peña Cabarga.

Peña Cabarga. Casi 6km de ascensión con unas rampas que darán un espectáculo asegurado. Después de superar la primera rampa que ya hace dudar a la cabeza, se ascienden los 3 primeros kilómetros que mantienen una pendiente media del 10% hasta el descansillo que te salva la vida. Y hay que aprovechar bien este descanso porque enseguida comienza el espectacular tramo de curvas de herradura. Retorciéndote, luchas por salir de allí cuanto antes pero cuando crees que ya has superado lo peor, llega el auténtico infierno, el rampón del 18% que se hace infinito. Una larga recta que parece que nunca acaba, situada más o menos a 1km de meta. Esperemos ver ahí un verdadero espectáculo de ciclismo para recordar.



http://www.altimetrias.net/



Las rampas, las vistas, la gente, las bicis, la Vuelta. Seguro que será un gran día, un día de seis y medio sobre siete, y estaremos allí para vivirlo y trasmitírselo a todo el que no lo pueda vivir. Evocaremos a los profesionales y subiremos en bici, sufriremos pero sobre todo disfrutaremos de este momento tan esperado. Sólo queda hacer un pronóstico: Vincenzo Níbali, Igor Antón y Joaquim Rodríguez seguro que están delante, si no es que llega una escapada fraguada en los puertos de entrada a Cantabria. Llega el espectáculo.

le grimpeur!

jueves, 26 de agosto de 2010

RUTA 38: PEÑA PRIETA desde San Glorio

· Salida-Llegada: San Glorio 1609m
· Tiempo: 8,5 horas
· Desnivel: más de 900m
· Cimas: Las Tetas 2108m, Altares2407m, Cubil del Can 2436m, Tres Provincias 2499m, Peña Prieta 2538m
· Máxima cota: Peña Prieta 2538m

12-13 agosto 2010, niebla. Montañeros: Rafa, Manu V, Paco, Carlos y Pablo.
Fauna avistada: muchos grupos de rebecos con decenas de ejemplares, un grupo de venados en el fondo del valle del Naranco, un cadáver de zorro, buitres, un águila real y una becada.

Aunque algo mas tarde de lo previsto el 12 de agosto a ultima hora de la tarde, Manu, Paco, Rafi, Peibol y yo nos encontrábamos en dirección al Puerto de San Glorio para “despedirnos” de la cordillera por esta temporada. Además de la incorporaciones de ultima hora de Paco y Manu, que el resto del grupo acogimos con gran ilusión y alegría, se incorporo otro elemento con el que no habíamos contado y que no nos hacia tanta gracia, la niebla que desde la parte media del Puerto de San Glorio se pegó al suelo y ya no nos abandonó.

Al llegar al puerto anocheciendo las condiciones eran del todo menos agradables con niebla y una oscuridad que no daba buenas vibraciones. Aun así, sin tiempo que perder nos internamos por la pista que lleva a las vegas de Tarna brújula en mano y con los frontales encendidos buscando un lugar donde poner las tiendas de campaña. Apenas andamos media hora para encontrar un buen lugar y como la noche nos envolvía decidimos acampar esperando que las condiciones mejoraran a la mañana siguiente. Justo un instante antes de anochecer se abrió un claro entre la niebla que nos permitió divisar una de las cimas de los Campanarios y hacernos una idea de donde estábamos y de lo que seria el aperitivo de la ruta del día siguiente.

No fue una noche especial por una gran luna llena, ni por un cielo repleto de estrellas, la niebla lo cubría todo y solamente pudimos admirar el cielo estrellado, ese que solo se ve cuando se pasa la noche en las montañas, durante apenas un par de minutos en un claro. Fue una noche especial porque éramos 5 amigos en medio de la oscuridad y de la nada, en medio del silencio de la niebla, en medio de las montañas. Unos criollos, unos riquísimos bollus preñaos hechos por Rafi, un par de birras y una botella de orujo fueron todos nuestros lujos al calor de la hoguera, ¿para qué mas? Tras dar buena cuenta de estos manjares y de un buen rato hablando entre trago y trago de orujo empezó a chispear asíque decidimos irnos a dormir esperando el ansiado buen tiempo que esperábamos para el día siguiente.


Vegas de Tarma, San Glorio

La noche fue bastante pasada por agua pero dentro de nuestras tiendas nos protegimos lo mejor que pudimos. Incluso tuvimos una visita en medio de la noche de un animal que olisqueó la tienda por donde estaba durmiendo uno de nosotros… Al amanecer tras una larga noche, la niebla seguía ahí, aunque algo más alta y a ratos con claros bastante grandes, así que nos decidimos a comenzar la ruta esperando que el tiempo nos diera una tregua. Después de recoger comenzamos a andar en dirección sureste ascendiendo lateralmente la ladera norte de Los Campanarios hacia su cima mas oriental conocida como Las Tetas. Llegando al último de los campanarios, un rebeco nos sorprendió entre la niebla a unos pocos metros de donde estábamos lo que nos despistó un poco y ascendimos a la anteúltima cima de los campanarios para darnos cuenta, una vez arriba, de que la que buscábamos era la siguiente. Descendimos hacia el este y llegamos a un estrecho paso entre esta cima y la de Las Tetas, rodeamos por el sur esta cima y continuamos nuestro camino por una senda ya mas clara hacia el Portillon de las Yeguas dejando la cima de las Tetas para la vuelta. Desde el Portillon de las Yeguas que ganamos fácilmente por un camino de piedra armado casi sin perder altura rodeamos la cima del Robadoiro por el oeste con unas excelentes vistas al Valle del Naranco cuando la niebla nos dejaba ver el fondo del valle. Mientras, otro grupo de unos 6 o 7 rebecos nos observaban desde la cima del Robadoiro. Continuando nuestro camino siempre en dirección sur con el Valle del Naranco a la derecha y los Puertos de Río Frío a nuestra izquierda, llegamos al amplio collado Robadoiro desde donde pudimos apreciar entre la niebla por primera vez nuestro objetivo, Peña Prieta, y su famosa cara norte. Desde las Tetas hasta el collado Robadoiro apenas ganamos ni perdimos altura, pero el siguiente paso de la ruta consistía en superar los casi 400 metros de desnivel de la cresta de los Altares que se veía imponente desde su base aunque una vez en ella no lo fue tanto, simplemente hay que ir ganando altura siguiendo los jitos y con un poco de ojo a las potenciales caídas hacia ambos lados. Se trata de una cresta muy amplia y no tiene ninguna dificultad hasta llegar a los últimos metros. Habíamos oído que existía un paso en el que había que ayudarse con las manos, nosotros no encontramos ningún paso realmente sencillo, Manu y Paco dijeron que nos esperaban allí mientras hacíamos cima así que los otros tres estudiamos las diferentes opciones para superar el resalte rocoso. Peibol escogió la parte derecha aunque dijo que era un paso bastante expuesto, por nuestra parte, Rafa y yo escogimos una canal de piedra suelta a la izquierda que aunque no tiene ningún paso expuesto ni demasiada pendiente, el pésimo estado del terreno con mucha piedra suelta y barro, nos hizo exprimirnos al máximo para superarla. Una vez arriba nos reunimos los tres y continuamos nuestro camino con muy buenas vistas a todo el sector norte del parque natural de Fuentes Carrionas, una gran parte de la montaña de Riaño y otras montañas leonesas.


Peña Prieta entre la niebla antes de comenzar los Altares


Desde aquí empezamos a ver además de la cima de Peña Prieta, el Tresprovincias, el Lomas, el Cuartas, las agujas de Cardaño e incluso el Espigüete a lo lejos escondido detrás del cuartas. Además de varios lagos glaciares muy propios de esta zona. A partir de aquí el camino continua por la cresta con un cortado hacia la base del circo norte de Peña Prieta a la izquierda y una loma mas tendida hacia el fondo del valle de Lechada a nuestra derecha, fue en estas laderas donde pudimos ver la que para nosotros es seguramente la mayor manada de animales salvajes que hemos visto nunca, un grupo de mas de treinta rebecos todos juntos campando a sus anchas, increíble. Tras los Altares, 2407m, recorrimos los altos del Cubil del Can ,2436m, y en pocos minutos llegamos al mojón de las Tresprovincias, 2499m. Desde la cima disfrutamos de unas vistas impresionantes de la laguna de Fuentes Carrionas y la cabecera del Valle de Pineda. En el camino desde el Tresprovincias hacia Peña Prieta nos cruzamos con dos montañeros, los únicos de todo el día, que ya habían hecho cima y nos comentaron que se volvían hacia el coche.

Lagunas de Fuentes Carrionas desde el Tres Provincias


En el collado entre el Tresprovincias y Peña Prieta el clima pego un cambio con niebla y viento bastante frío que daban una apariencia bastante lúgubre a nuestro objetivo pero en los últimos metros hacia la cima el viento se paro y aunque la niebla nos rodeaba, una inquietante calma nos envolvió, yo, en vez de llegar a la cima cuanto antes como en otras ocasiones, en estos últimos metros me relaje y me dedique a disfrutar pensando, recordando todas las cimas que habíamos coronado este año, todas las rutas, todos los momentos que habíamos vivido, y pensando que esta era la culminación, la mas alta de la cordillera, de la que tanto habíamos hablado. He de reconocer que al llegar a la cima incluso me emocione un poco (y creo que no fui el único) fue un momento mágico, y aunque no pudiéramos ver nada a nuestro alrededor por la niebla el viento en absoluta calma daba al ambiente un áurea mágico. Creo que nunca lo olvidare. Peña Prieta, 2538m. Nos abrazamos los tres, una foto en la cima, una promesa de volver el año próximo para disfrutar de las vistas y para abajo por donde habíamos subido.


Peña Prieta desde el Tres Provincias


Ahora en vez de coronar el Tresprovincias lo rodeamos por el norte y volvimos sobre nuestros pasos de nuevo por el Cubil del Can hacia los Altares, a partir de aquí apretamos bastante el ritmo porque la niebla cada vez estaba mas cerrada y no queríamos líos, además de que tampoco queríamos hacer esperar a nuestros amigos. Ayudándonos entre los tres porque las fuerzas ya nos flaqueaban nos plantamos en la parte superior de la canal de piedra suelta y uno a uno, para evitar los continuos desprendimientos de rocas, descendimos para reunirnos con los otros dos integrantes de la expedición para dirigirnos de vuelta a donde habíamos partido el día anterior. Pese a que habíamos dejado el Robadoiro pendiente para la bajada, la niebla no dejaba ver nada y preferimos dejarlo para otro día, así ya tenemos excusa para volver! La que no perdoné fue la cima de Las Tetas, 2108m, muy a mano desde el camino de vuelta, y en menos de 10 minutos en solitario alcance la que era mi última cima en España antes de partir hacia Italia.

En el paso entre las Tetas y el último de los Campanarios, y viendo que ya estábamos en terreno conocido hicimos una parada a comer y recuperarnos. Y por ultimo solo nos quedaba descender hasta el puerto de San Glorio en medio de una niebla que no nos dejaba ver nada pero brújula y gps en mano llegamos con relativa facilidad a la pista y finalmente al coche tras una gran aventura en compañía de unos grandes amigos y en medio de unos parajes espectaculares que esperemos continúen así durante muchos años…


litri


jueves, 19 de agosto de 2010

Despedida a la Cordillera

Hace apenas un año nunca me hubiera imaginado que en mi último curso como universitario en Santander, casi sin darme cuenta, fuera a descubrir, junto a algunos de mis mejores amigos, la pasión por las montañas. Siempre han estado ahí, cerca de nosotros, desde pequeños las hemos visto sin ni siquiera salir de Santander en los buenos días de invierno pero nunca había pasado de una pasiva admiración a la naturaleza y a lo desconocido. Siempre me ha gustado la naturaleza, tanto en el mar como en la montaña, pero nunca había pasado de ser eso, algo bonito y ya esta.

Hace menos de un año, durante la berrea del 2009 nuestro buen amigo, y campurriano de pura cepa, Juanillo, nos subió a la cima del Pico Cordel en un amanecer que quedara grabado con fuego en nuestras retinas. Nuestro primer dos mil y nuestra primera cima de verdad. No se muy bien lo que paso por nuestra cabeza en aquel mágico amanecer, ni siquiera se si los demás que allí estaban sintieron lo mismo que yo, pero desde el mismo instante que descendimos de esa montaña mi cabeza no dejo de pensar en volver a subir, y la semana siguiente repetimos, y la siguiente, y la siguiente…fueron pasando los meses y una aparentemente efímera afición se convirtió en una fiebre, una fiebre por subir mas alto!
El último año ha sido como un sueño, semana tras semana hemos vivido pegados a la previsión meteorológica y a los mapas, planeando la próxima oportunidad para salir al monte, planeando la próxima cima. Personalmente, pase de una completa ignorancia en la identificación toponímica a llegar a ponerle nombres y apellidos a algunas de las maravillas que divisábamos desde las alturas. Incluso con el paso de las excursiones cada vez era mas frecuente el avistar montañas que ya habíamos ascendido en cada nueva cima, lo que llenaba de orgullo nuestro pequeño ego de montañeros.

Con el paso de los meses unido a la llegada del invierno creamos en nuestras mentes fantasmas de gigantes infranqueables para nosotros y más aun en los meses más duros del año. Nosotros continuamos disfrutando de la montaña y de lo que Cantabria nos ofrecía solamente que a diferentes cotas, lo que hacia agrandar aun mas las leyendas que creábamos acerca de montañas enormes con cumbres blancas que llegaban hasta el cielo, con nombres como Coriscao, Bistruey o Peña Prieta, o incluso macizos enteros infranqueables, como Los Picos de Europa y algunas de sus cimas que nos habíamos aprendido desde bien pequeñitos como Peña Vieja….y nos preguntábamos…seremos capaces algún día de ascender esos colosos?

El invierno dejo paso a la primavera, una primavera de nieve que siguió alimentando nuestros mitos, nosotros simplemente nos limitamos a aprender y a tratar de adquirir cierta experiencia (muy poca aun) en la montaña, pensando que quizás algún día conseguiríamos vencer a los fantasmas que nosotros mismos habíamos creado.

Finalmente llego el verano, y con el se abrió la puerta para probarnos a nosotros mismos ante esos gigantes y fueron cayendo uno a uno, las travesías por el macizo oriental, los dosmiles campurrianos, la canal de San Carlos, y la que creo que fue nuestra consagración, la ascensión a Peña Vieja, la que había sido para nosotros el techo de Cantabria desde que estudiamos geografía en sexto de primaria (con Atienza) nuestra reina! En menos de un año había pasado de la absoluta ignorancia acerca de las montañas que me rodeaban, a ser capaz de reconocer y a conocer la mayor parte de los sistemas montañosos de Cantabria, y además, de haber conseguido subir a lo mas alto.
Casi cuarenta excursiones, mas de cincuenta cimas bajo las botas, muchos metros de desnivel acumulado, muchas horas en el monte, muchos viernes sin salir, muchas tortillas de patata, muchísimas tortillas con pimientos de Peibol, sol, lluvia, viento, nieve, mucha nieve, ventisca, niebla, venaos, rebecos, corzos, buitres, pajarillos, cráneos, bosques, caminos, sendas, pedreras, trepadas, ríos, sed, mucha sed, momentos buenos, momentos muy buenos, momentos increíbles mágicos e irrepetibles, y sobretodo muchos y muy buenos amigos que han hecho de este ultimo curso algo muy especial y que creo que nunca olvidaremos.

Después de todo esto, y antes de que varios de nosotros partiésemos en septiembre a pasar un año diferente en el que seguramente sigamos viviendo sensaciones inolvidables en otros lugares, había que dar un ultimo saludo a la cordillera, un hasta pronto a NUESTRA cordillera, antes de separarnos queríamos fundirnos con ella para bailar la ultima canción y que mejor manera que subir a su techo, a el punto mas alto, a el ultimo de los gigantes que habíamos creado durante el largo invierno, a Peña Prieta.

Gracias amigos por todo lo que hemos vivido este año, nunca lo olvidare y espero que solo sea el principio.

Litri

jueves, 12 de agosto de 2010

RUTA 37: SAN CARLOS 2010

· Salida-Llegada: Argüebanes (500m)
· Tiempo: 9h el primer día y el segundo 7h
· Desnivel: 1785m pero acumulado muchísimo más
· Cimas: Junciana 2261, Rasa de la Inagotable 2285, Grajal de Abajo 2230, Castillo de Grajal 2090, San Carlos 2212 y Samelar 2227m
· Máxima cota: Rasa de la Inagotable 2285m


31 de julio y 1 de agosto, niebla en el valle y un espléndido día soleado arriba con todo el mar de nubes debajo. Montañeros: Pablin Ibarguren, Carlos y Pablo. Fauna avistada: muchísimos rebecos en cada rincón y risco del Oriental.

Cinco años atrás había tenido mi bautizo en los Picos de mano de mis hermanos María y Pepe y Nacho, mi cuñado, y fue una experiencia preciosa, única. Una de esas experiencias que recuerdas siempre y ansías volver a repetir. Cinco años había que esperar para volver a vivirlo. Era la romería del San Carlos. Esta romería se celebra en el pico san Carlos una vez cada cino años, el primer domingo de agosto, y en 2010 tocaba de nuevo. Marcado en el calendario desde el san Carlos de 2005, llegaron por fin las fechas de volver.

Carlos, Pablín y yo fuimos quienes nos animamos a subir, y además nos aventuramos a ir a pasar la noche arriba como hacía cinco años, pero esta vez ascendiendo por la subida más mítica y a la vez más dura, subiéndo desde Argüebanes por la Canal de San Carlos. A las 10 de la mañana del sábado partimos desde este bonito pueblo lebaniego con nubes sobre nosotros, lo que mitigaba el calor que habíamos sufrimos en Peña Vieja. Sin calor pero con los mochilones con toda la ropa, comida y la tienda para la noche, las primeras rampas se hicieron durísimas. La pista trasncurría a través de un melojar precioso pero las pendientes eran muy elevadas. Nos hicimos con tres buenas varas de avellano y nos adentramos en la niebla. Sin ver nada y sudando a chorretones por la humedad, pasamos los peores momentos del fin de semana, y eso que acababamos de salir, pero poco a poco fuimos saliendo de la niebla y de repente nos encontramos con las grises paredes de las cimas del Oriental ante nosotros y detrás un espectacular manto de nubes sobre Liébana. Después de unas 2 horas y media de subida llegamos a la majada de Trulledes donde recargámos agua y decidimos comer algo antes de comenzar a atacar la temida canal de San Carlos. A lo lejos divisamos tres montañeros que nos llevaban ventaja y estaban metidos de lleno en el pedregal. Con filosofía y un buen ritmo comenzamos a subir. Piedra a piedra, paso a paso, fuimos ganando metros de manera espectacular. Descansito junto a un nevero y para arriba otra vez. La canal, dura, es más dura psicológicamente que para las piernas. Hay que estar mentalizado para estarse subiendo un buen rato, pero al final, como todo, se logra superar. Detrás la pendiente y todo el valle de Liébana que se dejaba ver ya por la tarde sin nubes y delante el Collado de San Carlos con el Samelar y el San Carlos a ambos lados. El momento de alcanzar el collado fue una satisfacción como la de una victoria. Ya habíamos hecho el día, a partir de aquí teníamos todo el Macizo Oriental para nosotros. Decidimos dejar el San Carlos para el día siguiente ya que lo subiríamos para la romería, y tras comer enriscados con los pies hacia Liébana en un bonito enclave, atacamos la Junciana de 2261m. Una buena pala, que subimos en apenas quince minutos, y grandísimas vistas. Era la primera cima del día a la que siguieron la Rasa de la Inagotable de 2285m y el Grajal de Abajo 2230m. Para coronar la Rasa desde la Junciana, nos abrimos paso por el pie de esta impresionante mole vertical a través de un paso por la izquierda, al lado sur, donde encontramos un enclave maravilloso, una pequeña pradería que se colgaba sobre todo Liébana. Alcanzamos el camino que se dirige a la Morra desde el Casetón de Ándara y desde allí coronamos la Rasa y el Grajal de Abajo donde nos cruzamos con unos de los muchos rebecos que vimos en la ruta, pero estos a escasos metros de nosotros. Con el sol cayendo iniciamos la bajada hacia el Casetón pero nos fuimos desviando hacia la derecha hasta encontrar una bonita pradería sobre las vegas de Ándara. Divisando algunos grupos de gente que iban a hacer noche como nosotros a lo lejos, plantamos nuestra tienda y dimos buena cuenta de una gran cena viendo anochecer poco a poco. Las nubes se encontraban en el mar y sobre nosotros, después de unos pequeños nubarrones que pasaron afortunadamente de nosotros, un cielo estrellado impresionante. Nos tumbamos mirando al cielo hablando y viendo estrellas fugaces, constelaciones y la vía láctea. Un momento único que sólo se puede vivir allí. Después de ver algo más que estrellas llegó el merecido descanso en una noche que fue cómoda y muy agradable.

El amanecer fue muy fresco hasta que el sol empezó rápidamente a calentar. La primera imagen al salir de la tienda fue ver un espectacular mar de nubes que llegaba casi justo hasta nuestra posición y se adentraba cubriéndo todas las vegas de Ándara. El Mancondiú aparecía de entre las nieblas y cambiamos su ascensión, que teníamos planeada, por otro dosmil más cercano: el Castillo de Grajal que se erigía sobre nosotros con una altitud de 2090m. La ascensión, tras desayunar y para entrar en calor, fue rápida sin mochilas. Sobre el impresionante mar de nubes sobre Ándara, nuestra tienda debajo pequeñita y con gente en la cima del SanCarlos desde primera hora estudiamos la mejor vía desde donde estábamos para llegar a la cima del día. Bajamos antes de que la niebla nos alcanzara ya que subía rápidamente y cargamos con las cosas. Atacamos la cima por una canal pedregosa que se sitúa al final de las vegas de Ándara entre el San Carlos y la Junciana y ascedimos bastante rápido. A las 11 am hacíamos cima en la cima atestada ya de romeros. Una experiencia bonita la de llegar a la cumbre y ver a toda esa gente a más de dos mil metros, parece increíble, como increíbles fueron los momentos de abrirse paso entre la multitud, tocar la imagen del Sagrado Corazón que se encuentra en la cumbre y tener de nuevo esa sensación de haber cumplido otro sueño, pero esta vez un sueño que se llevaba esperando desde hacía cinco años. Unos minutos después de nosotros llegaron mis hermanos Pepe y María y mi cuñado Nacho que habían salido muy de mañana desde Argüebanes también y habían conseguido seguir con la tradición que iniciaron allá por 1990. Su quinto San Carlos. Ojalá lleguemos a esa cifra. Bonitos momento en la cima y llegó el momento de iniciar la bajada. Pero a nosotros aún nos quedaba la última cima del fin de semana, el Samelar a 2227m. Bajamos con toda la gente que había subido desde Ándara, desde Jitu Ezcarandi o Bejes, y desde Argüebanes como nosotros, y desde el collado atacamos el Samelar. La ascensión muy fácil y con ritmo fuerte, por un sendero bien marcado coronamos la última. Lástima que el mar de nubes había ido subiendo y había ocultado las cumbres de la Cordillera y Peña Sagra y ocultaba toda Cantabria. Al otro lado aún emergían las torres del Central imponentes. Ahora sí que sí, comenzaba el descenso final. Desde 2227m hasta apenas 500, más de 1700metros de bajada sin descanso. Realmente la bajada se hizo durísima, sobretodo las últimas rampas de Argüebanes. Reventados, concluímos la ruta, pero ciertamente había merecido la pena, y mucho.


Un finde increíble, una ruta espectacular, paisajes que emocionan, 6 dosmiles y una tradición que esperemos que continue. Próxima cita 2015. Queda mucho, y a saber donde andamos cada uno de nosotros, pero lo que es seguro es que el primer domingo de agosto estaremos a 2212m. El 2 de agosto de 2015 volveremos al San Carlos.
Grimpeur!