sábado, 1 de diciembre de 2012

Run the Line, Dublin Wicklow Mountains, 28 kms of Mountain Race, October 6th, 2012 (English version)

 
At the finish of Dublin Half Marathon, a brochure was given to me… And sweating and with my foggy sight… I thought, ufff… they don´t know what they have done! Mountain race by Wicklow Mountains, the mountains located in the South of Dublin city. There was a date for next challenge: October 6th. It was a race staffed by Dublin Wicklow Mountain Rescue Team, Run the Line, with distances of 13 and 28kms.
 
The weather, the week before, was really horrible, and I believed as impossible to run that kind of race, but the week of the race, the good weather came back as a miracle to be in Ireland, because of this, I filled in the long distance race, 28 km. I had never run that distance, but after my great performance int the half Marathon, and looking forward to going to the mountain, I knew that I could achieve it. Furthermore, the reference of my brother-friend Carlos, who had got to finish the hole Marathon in Los Lagos de Covadonga (Picos de Europa, Spain), pushed me more to share with him that experience of mountain trails.
After surprising to my work colleagues on Friday`s pint, and with the support of my Santander´s friends and my girlfriend in the distance, the day arrived. Spectacular day. The best day since I had arrived to Dublin. I woke up earlier than a normal day, and the sun began to rise. More than one hour of bus and tram for crossing all Dublin from the North where I live to Tallaght in the South, where the start was settled to going directly to the mountains  and to complete the track of 28km of mountain trail to the finish located near Ballycullen, in the East side of the mountains.
Around 50 crazy people were there. The staff not very complex, because of this, the race was more familiar. In the queue to get the number, I spoke with an Irish man discussing about the race. Clothes choice. I had the backpack full of clothes, but after asking to some redhair Irish mates with naked white skin legs, I decided to give up all kind of warm clothes and to run in long sleeves t-shirt. I only had long trousers, but I could have run in shorts, because the morning was very beautiful. Far away, in the horizon, the mountains were waiting for us.
10am o`clock. Start, ready… go!! People start calmly, the truth is that everybody was here to enjoy. I didn´t want to force anything, and step by step I keep a comfortable rhythm. Without to want it, I was in the 13th place. The approaching to the mountains was around 7km by asphalt paths, but it was by a very beautiful area near a river and with many trees, until we arrived to two artificial lakes. I began running by a runner, but my crazy head made to me to continue ahead to get the next group, where a girl was. I caught them in a little climbing and also I escaped of them. What do I do? Should I wait for them? Running alone is boring… At the end I waited for them, but forward, I saw another lonely runner and I told me, come on, I am going to be his company. This efforts of going and coming are dangerous, you know well Pablo, but I like to enjoy these moments in the races. I caught the forward runner, who became in my great friend of the challenge. Karl was his name.
When I achieve catch him, he asked to me my name. The man ran bored and I was delighted to talk with him for the kilometers go ahead. He was tall and kept a very good constant rhymth, the same as me, so we understand us very well. We were talking during the first asphalt climbing. While we were climbing, I told to Karl those landscapes reminded me a lot to my dear land Cantabria in the north of Spain. It was like I was in one of the valleys between the Caracol and the Braguia gap, everything green and grass between trees and little country houses. We share some meters with the girl of before who passed us. She suffered at the climbings but she flew when the path was plain. While that, karl and me running in the same way keeping our rhythm. Enjoying, we were passing kilometers talking about children, girlfriend and wives.
 
We went out to open mountain, bogs, as my friend explained me. Very wet soft areas and in front of us the first refreshment. Following the recommendations of my friend Carlos, I stopped to drink water and to eat the first of many bananas I ate during the race. There were sweets too, and I taught a lot to eat after, because maybe I would need them. Turn left and we went inside a nice forest. We went out and we crossed an ancient forest by a lonely and magic terrain. I was enjoying a lot. More turnings crossing roads and looking at between the trees the Dublin views. The true mountain arrived. We continue getting kilometers and suddenly, when we were running into a dark forest path, Karl alert to me what I had in front of us. A deer in the middle of the path looking at us. In less than two seconds it scaped into the forest, but in that moment I had time to remember all my mountain friends, overall the guilty of I was there running this race, and to think of that I was becoming real another dream. What a great race, incredible landscapes and looking at wild animals.
 
I should be the 17th kilometer… but I remember that to see the deer was the last euphoric feeling of the race. A few minutes later, I began to have problems to follow to Karl, and some seconds after… I lost his steps… Oh oh… Another runner came behind me, and I followed his ‘wheel’ when a long descent started. This is going to be tough to my feet, I thought. But surprisingly, the feet plants were perfect during all the race. Although the knees and the ankles suffered a little bit. Long distance already runned.
Second refreshment and there, it was the end of running. I stopped to eat and to drink a lot. I wasn´t very strong… and I had to eat well, but to go out the refreshment, a little path awaited for us. As beautiful as tough. To walk… that the biceps start to complain… This was the last time I saw Karl in the race. The suffering had begun, and the kilometers were infinites. Long climb to exit to a hill. A wood path with nails for the ice crossed all the edge to reach the little peak. Many people started to pass me. Dublin views were spectacular, but I am focused into restarting to run, stretching my muscles and to keep a slow running. Impossible. I started and I stopped. Legs didn’t run. After a little descent and a rock climbing, a long part was coming crossing all the edge until the Three Rocks. Really nice with Dublin at left and Wicklow Mountains at right. I thought that it was the most beautiful part to do it running, the pendt wasn´t tough and the path was very funny. But impossible. I was one of those zombies that the more diesel runners always eat in all the race endings. The positive thoughts didn´t run this time. Today the mechanic failed and the kilometers were too much.
 
Km 23… still… The I remember the sweets I had caught in the first refreshment. I believed I had taken a lot of them, but they weren´t enough. The good thing of going walking was that I could stopped and to take some picture and enjoy the landscape, although, I was suffering a lot. Las climbing, last peak. Fair Castle between Two Rocks and Three Rocks, 530meters of altitude. The hikers which were walking around there supported me when they saw my face. It helped me a lot. I couldn`t do anymore… only continue and finish.
I shouted: CIMA!!! (Peak), and Dublin, Howth, the sea and the mountains were witnesses. A volunteer of the staff told me that I had ‘only’ 4kms descending to go. Agonic. Miraculously, the third refreshment appeared. Great. I drank water and I toke two bananas and two bars of chocolate. So I was all the descent eating. Two girls from the 13 kms race caught me, and ashamed I tried to follow them… Really sad, but I couldn´t keep their rhythm. I arrived to the last turn at the same time my GPS told me that we were in the 27th km. Last kilometer. I passed the girls and I spoke with them. I don´t know how but I achieved to keep a decent running and suddenly I saw between the tress of the beautiful forest the glory of the white arc of finish that appeared as the heaven’s door. I achieve the goal, and smiling… I crossed the line!!!
Karl waited for me during many minutes ago, and said to me Congratulations! We discussed about the race with his friends and after change our clothes, we went to Glenncullen to drink a pint which we had deserved in Johnie Fox Pub. I started to recover and to realize what I had achieved. 28kms of mountain trail with 1000m  of slope in a little bit less than 3 hours of race. I was really really well, and overall I had enjoyed as I had dreamed. I rested all the Saturday evening and all the Sunday at home. Great race and great experience in Ireland Mountains. In some months I will achieve the next challenge, come back Cantabria, my land, my home,  as the dreamed finish, and as today, I will shout:
I crossed the line!!!

Pablo Martin Sarobe

miércoles, 10 de octubre de 2012

Run the Line, Dublin Wicklow Mountains, 28kms de carrera de montaña


En la misma meta de la Media Maratón de Dublin me entregaron un folleto… Y entre el sudor y la vista nublada pensé, ufff… no saben la que han hecho. Carrera de montaña por las Wicklow Mountains, las montañas que se encuentran al sur de la ciudad de Dublin. Ya había fecha para el siguiente objetivo: 6 de octubre. Se trataba de una carrera organizada por el Dublin Wicklow Mountains Rescue Team, Run the Line, con distancias de 13 y 28kms.
6 de octubre, Dublin, 28kms por delante
 

La semana anterior hizo brutalmente malo… malísimo, y vi inviable correr una carrera así, pero toda la semana de la carrera volvió, milagrosamente para Irlanda, el buen tiempo, por lo que me apunté a la carrera larga, la de 28kms. Nunca había corrido tanta distancia en mi vida, pero después de la gran actuación en la Half Marathon y las increíbles ganas de montaña que tenía, sabía que lo tenía al alcance. Además, la referencia de mi amigo hermano Carlos, que había conseguido acabar la Maratón de los Lagos la semana anterior, me impulsaba más aún a compartir con él esta experiencia de las carreras de montaña.
Tras dejar con la boca abierta a mis compañeros de trabajo en la pinta de los viernes y con los ánimos de mis amigos Trenti de Dublin y de los de Santander en la distancia, llegaba el día. Espectacular. El mejor día desde que estoy en Dublin. Madrugué más que un día normal y el sol empezaba a levantar. Tocaba más de una hora de bus y tranvía para recorrer todo Dublin desde el norte donde vivo hasta Tallaght, al sur, donde se daba la salida directos a las Wicklow Mountains para recorrer los 28kms de travesia hasta la meta situada cerca de Ballycullen, al otro extremo de las montañas.

Unos 50 locos nos dimos cita. La organización muy de andar por casa, lo que le daba un toque más de compañerismo a la carrera. En la cola de los dorsales ya entablé conversación con un irlandés comentando la carrera. Elección de ropa. Me había llevado toda la mochila, pero tras preguntar a unos compañeros pelirrojos de patas blancuchas al aire, me decanté por dejar toda clase de abrigo y correr con la térmica y en camiseta. Solo me había traído las mallas largas, pero bien hubiera corrido en cortos, pues hacía una mañana preciosa. A lo lejos las montaña esperaban.
Directos a las Wicklow Mountains al fondo
10.00 am, salida al estilo, preparados… ya!! La gente salió muy tranquila, la verdad que se veía que todo el mundo venía a disfrutar. No quería forzar nada, y poco a poco fui cogiendo un ritmo cómodo. Sin darme cuenta me encontraba en la posición 13º. La aproximación  a las montañas de unos 7km era por asfalto, pero por una zona muy bonita de ribera y bosquecillos hasta llegar a dos embalses. Empecé corriendo junto a un corredor, pero mi cabeza loca me hizo tirar hasta el siguiente grupillo que en el que iba una chica. Les cogí en una cuesta y con cadencia les dejé también sin querer… qué hago? Les espero? Que rollo sólo. Les esperé, pero delante ví a otro corredor solitario y me dije, venga, voy a hacerle compañía. Estos esfuerzos de ir y venir se pagan y lo sabes Pablo, pero me gusta disfrutar de estos momentos de las carreras. Alcancé al corredor de delante, el cual se convertiría en mi gran compañero de hazaña. Su nombre Karl.
 
Nada más cogerle ya me preguntó mi nombre. El hombre rodaba aburrido, y yo encantado de hablar para que se pasasen los kilómetros. Karl era un Garda, un policía nacional de Irlanda. Bastante alto, mantenía un ritmo constante igual que yo y nos entendimos muy bien. Estuvimos hablando todo el camino durante la primera subida asfaltada. A medida que ascendíamos le comentaba a Carl cómo me recordaba el paisaje a mi Cantabria. Era como si me encontrara en uno de los valles entre el Caracol y la Braguía, superverdes y con prados entre arboledas. Compartimos unos metros con la chica de antes que nos cogió. Sufría en las subidas pero volaba en cuanto llaneaba el camino. Mientras tanto Karl y yo a lo nuestro manteniendo el ritmo, hablando de niños, novias y esposas. Encantados iban pasando los kilómetros cantados por el GPS del Endomondo.
 
Corriendo con Karl por el antiguo bosque

Salimos a montaña abierta, terreno de bogs, como me comentó mi amigo iralndés. Zonas de prados esponjosos y empantanados y al fondo el primer avituallamiento. Siguiendo los consejos de Carlos, yo me paré a beber agua y a comer el primero de los muchos plátanos que engullí durante la carrera. También había gominolas, y me metí unas cuantas a las mallas, quizá harían falta. Giro y nos internamos en un bonito bosque. Salimos y atravesamos los restos de otro por un terreno Inhóspito y mágico. Cómo estaba disfrutando. Más revueltas atravesando carreteras y viendo ya entre los árboles vistas de Dublín. Por fin empezaba el monte de verdad. Iban cayendo los kilómetros y de repente, cuando íbamos corriendo por una pista dentro de un oscuro bosque, Karl me alertó de lo que teníamos delante. Una venada en medio del camino mirándonos. No pasaría ni dos segundos hasta que se escabulló en la floresta, pero ese momento me dio tiempo para acordarme de mis amigos del monte, sobretodo del culpable de que yo estuviera corriendo aquí, y de pensar una vez más, que estaba haciendo realidad otro sueño. Vaya carrerón, paisajes increíbles y viendo fauna salvaje.
Sería el km 17… pero recuerdo que el ver al ciervo fue la última sensación de euforia de la carrera. Poco después empecé a tener problemas para seguir a Karl, y en cuestión de segundos me descolgué… Oh oh… Venía otro corredor detrás siguiéndonos la estela y me enganché a él justo cuando comenzaba una larga bajada por una dura pista. Esto me va a reventar los pies, pensé. Pero sorprendentemente las plantas aguantaron perfectas toda la carrera. Lo que notaba muy cargadas eran las rodillas y los tobillos. Llevábamos mucha distancia ya.
Segundo avituallamiento y ahí sí que fue el fin de correr. Me paré a comer y a beber bien, había síntomas de flaqueza y había que alimentarse bien, pero para salir del avituallamiento nos esperaba un senderuco precioso entre los árboles del bosque. Tan bonito como empinado. Ufff a andar que ya empiezan a tirar los muslos y los glúteos… Nunca me había dolido el culo corriendo. Esta fue la última vez que vi a Karl en carrera. Empezaba el sufrimiento y los kilómetros infinitos. Subida larga larga para salir a una braña. Una pasarela de tablones recorría toda la arista para alcanzar una pequeña cima. Me empezó a pasar bastante gente. Las vistas de Dublín se agradecían, pero yo estaba más preocupado en poder arrancar, estirar las piernas y mantener una marcheta corriendo. Imposible. Arrancaba y tenía que parar. Las piernas no iban. Los bíceps femorales no podían más. Tras una bajadita y otra subida rocosa escalonada venía el largo tramo de cumbrear que había visto en las fotos. Realmente muy bonito con las vistas de Dublín y el mar a un lado y las Wicklow Mountains a otro. Pensé que este era el tramo más bonito para hacerlo corriendo, además la pendiente no era muy dura y el camino divertido. Pero no había manera. Ya era uno de esos cadáveres, que los más diesel van comiéndose a medida que se acerca el final de la carrera. Ni siquiera los pensamientos positivos y los comodines en mi mente sirvieron hoy. Hoy falló la mecánica y se me escaparon los kilómetros.
Vistas de Dublin, aprovechando para una paradita
Km 23 todavía… Entonces me acordé de las gominolas de las mallas! Pensé que habría cogido suficientes, pero si lo llego a saber cojo dos puñados más. Lo bueno de ir andando es que pude detenerme a hacer alguna foto y contemplar el paisaje, aunque ciertamente, estaba sufriendo bastante. Última pala, última cima, Fair Castle entre Two Rocks y Three Rocks de 530 metrines. Los montañeros que andaban disfrutando del maravilloso día me animaban al verme la cara completamente ida. Se agradecía un montón. Yo ya no tenía nada que hacer, sólo seguir avanzando como pudiera y acabar.
Dublin desde la cima del Fair Castle, 520m

Grité cima en mis adentros con Dublín, Howth y el mar como testigos, y un voluntario de la organización me indicó que “sólo” quedaban 4kms de bajada a meta. Agónico y helador por primera vez en la carrera. Milagrosamente y sin que ya me lo esperara apareció el tercer avituallamiento. Vaya festival. Bebí agua y me cogí dos plátanos y dos chocolatinas Mars. Dos por vergüenza porque me hubiese comido toda la caja. Así que me tiré toda la bajada comiendo. Me pasaron dos chicas de la carrera de 13km que iban de paseíllo, y ya por vergüenza torera intenté seguirlas… Realmente penoso, pero me costaba seguirlas el ritmo. Arrastrando los pies y masticando Mars llegaba la última bifurcación al tiempo que el Endomondo cantaba el km 27. Último kilómetro, alcancé a las chicas en un bosque precioso y charlé unos metros con ellas, y no sé ni cómo conseguí mantener un ritmo digno para sacarlas unos metros y ver entre los árboles el divino arco de meta blanco que apareció como las puertas del cielo entre el oscuro bosque. Un enclave precioso para concluir la carrera y alcanzar la meta, eso sí, como siempre, con una amplia sonrisa. Y como reza la camiseta de algodón como las de antaño que nos dieron al acabar: “I crossed the Line!!”
Meta con Karl

Karl me esperaba desde hacía ya bastantes minutos y me dio la enhorabuena. Comentamos la carrera con sus amigos y tras cambiarnos, bajamos hasta Glenncullen para tomarnos una pinta que realmente nos habíamos ganado en la mítica taberna Johny Fox. Entrega de trofeos y poco a poco empecé a recuperarme y a valorar lo que había conseguido. 28kms de carrera de montaña con 1000m de desnivel en poco menos de 3horas de carrera. Estaba muy muy bien, y sobre todo había disfrutado de lo lindo como había soñado. Como disfruté descansando mis maltrechas piernas lo que quedaba de sábado y todo el domingo en casa, y aunque sólo, bien acompañado en la distancia. Gran carrera y gran experiencia en las montañas de Irlanda. Ojalá hubiéra podido compartirlo, pero para eso ya habrá tiempo en Cantabria, mi hogar, que en poco más de dos meses alcanzaré como la ansiada meta y, como hoy, gritaré:

I crossed the Line!!
Grimpeur!

domingo, 16 de septiembre de 2012

DUBLIN HALF MARATHON 2012

Dublin Half Marathon. 6583
 Hacía apenas una semana que había llegado a la capital irlandesa, pero la media maratón de Dublín era una cita a la que no podía faltar. A principio de año me mentalicé que, después de la lesión, no iba a correr ninguna larga distancia, pero tal y como había transcurrido la temporada, el cuerpo y sobretodo la mente me pedía esto. Por fin, una media maratón, la distancia más bonita y con más significado.
Momentos previos a la salida. Dublin Half Marathon
A las 10am se daba la salida en mitad del Phoenix Park, un grandísimo parque en medio de la ciudad. El Phoenix Park es el parque urbano más grande de Europa, siendo dos veces más grande que el Central Park de NY. Ambientazo previo. Yo recogí el dorsal en el Help Desk sin problemas, a pesar de que me habían mandado el número a España. Pero yo estaba aquí, yo estaba en Dublín, ante ese arco de salida ya, junto a miles de runners como yo. No me lo podía creer. Un speaker hizo un speech super motivador antes de la salida. La emoción me sobrevino y disfruté de ese momento con el que tanto había soñado. Otra vez en una media maratón.
Otra vez en una media maratón. Con la camiseta del Café Comercial.
Salida! 21,1 km por delante, algo más de 13millas. Mi objetivo era sin duda disfrutar de la carrera, intentando bajar de 1h 40min. No había hecho para nada un entrenamiento específico para esta prueba. Tan sólo contaba con el gran momento de forma con el que había acabado la temporada de triatlón. La Salcedo-Soña-Salcedo de 14km en Cantabria, me había servido para confirmarme que tenía la distancia al alcance de mi mano. Me situé cercano al globo de 1h30’. Podría salir con ello de referencia e ir perdiendo después algo de terreno. Pero poco después de salir vi como mi ritmo era cómodamente superior. El recorrido transcurría por las carreteras que atravesaban el frondoso parque, o más bien bosque. Espectacular. Las distancias no estaban marcadas por kilómetros, sino en millas. Sin duda fue de lo más duro de la carrera, porque las millas (unos 1600m cada una), se hacían eternas. Fui superando corredores y me enganché a un corredor de barba y camiseta roja con el que hice prácticamente la mitad de la carrera. Junto a él, y pasando la tercera milla pensé que quizá iba por encima de mis posibilidades. Ciertamente así era, o al menos por encima de mi objetivo inicial. Pero, ¿por qué no? me estaba encontrando cómodo y disfrutando de la carrera. En el primer paso por donde estaba la salida me solté de él y me uní a un sólido grupeto de gente veterana. Estos iban más fuerte aún, pero ya estaba metido en carrera. Todo para adelante ante los ánimos de la gente y los niños chocándote la mano.

Donde diablos está la mitad de la carrera, pregunté a mi compañero de ruta. Empecé a sufrir. Todo el trazado transcurría por un asfalto en perfecto estado. Demasiado perfecto y demasiado duro para mis pies. Además, a Irlanda no me había traído las zapatillas de correr, sino las de trekking… estaba echando a mis Asics. Por un momento me vinieron los fantasmas de la fascitis ya que empecé a tener molestias… y me vino a la cabeza que quizá no podría acabar. Y aquí fue donde entró en juego la cabeza y la pasión. No me puedo ni creer cómo conseguí tirar para adelante y durante tantos kilómetros. Los mensajes motivadores que había por toda la carrera ayudaban, y sobre todo la gente que llevaba conmigo dentro de mí. Me acordé en estos momentos de mi gente y me reenganché a mi grupo.
Increíblemente, fue a partir de aquí donde corrí más rápido. Los datos del Endomondo me confirmaron que entre el km 13 y el 16 corrí a un ritmo de 4min/km. Estaba volando. A este ritmo y tal y como iba, empecé a pensar que podía quedarme cerca de mi mejor marca en una media, que conseguí en la Bajo Pas de 2009, 1h 28’ 40’’. Siempre había dicho y comentado con mis amigos que me sería imposible regresar a esa marca… Después de este rapidísimo tramo, en el que iba cogiendo la hierba que buenamente podía junto a unos franceses, nos sacaron fuera del parque, y empezó realmente el sufrimiento. El asfalto dolía, y empecé a tener problemas para mantener el ritmo. Volvimos al parque y nos enfrentamos a una larga rampa. Crisis.

Sufrimiento, mucho sufrimiento como nunca. Perdí a mi grupeto y me empezó a pasar gente y más gente. Las piernas no podían. Aunque las plantas de los pies iban bien, el gemelo izquierdo me dolía mucho. Para colmo, el flato, que hacía siglos que no me daba. Iba roto. Ultimas millas. Ultimas e infinitas 3 millas!! Uffff iba para atrás… había bajado de un ritmo de 4min/km a más de 4,30min/km, aunque parecía que iba más lento. Pero me quedaba un as en la manga. Aunque siempre “en mi mente” durante toda la carrera y todos los días, había reservado los pensamientos en la persona que tenía ahí al otro lado para pasar los últimos kilómetros como un comodín que sabía no me fallaría. Ahí es donde te das cuenta y vuelves a confirmarte que realmente la cabeza tira muchísimo más que las piernas. Las piernas no iban, pero las ganas y el corazón iban al 200%.
Qué sufrimiento pero quedaba poco, no quedaba nada y había que dar el resto. Mi casio me decía que podía batir mi record, pero para eso no podía perder ni una zancada. Última milla y por fin pude ver entre los árboles las banderolas de meta. No tenía ni fuerzas… pero esprinté!!! Entre una multitud y con una sonrisa enorme llegué a metaaaa!!! 1h 28’ 26’’!! No me lo podía creer! Lo había conseguido… ¿Cómo lo había hecho?!!

Metaaa! Dublin Half Marathon'12. 1h 28' 26''
El entrenamiento es importantísimo… pero la cabeza es esencial. Todas y cada una de las zancadas habían valido y si no llega a ser por la cabeza hubiera sido imposible mantener ese ritmo para conseguirlo. Eché de menos a mi gente en meta, alguien con quien poder compartir estos momentos aquí en Dublin… Estaba roto, pero muy muy feliz! Y ese es el verdadero secreto. Después de todo el año pasado, este año me ha venido todo de cara, cada día es un sueño y cada momento un milagro. He vuelto a correr, he vuelto a volar. Muchas gracias a todas esas personas que lo habéis hecho posible, sobre todo a quien me llevó en volandas esas últimas tres millas y hace despertarme todas las mañanas con una sonrisa. Al fin y al cabo, eso es lo realmente importante. Graciasss!!!

1h 28’ 26’’… Increíble pero nueva Personal Best en una media maratón!
Grimpeur!

jueves, 6 de septiembre de 2012

Resumen Temporada de Triatlón 2012

Tras más de 13 meses de lesión, tras perderme toda la temporada 2011, tras escuchar comentarios como que no iba a poder volver a correr y tras mucho esfuerzo y sin dejar de soñar, al fin, al fin volví a volar en este 2012.

El mismo 1 de enero sabia que tenía que ser el punto de inflexión y ese mismo día recibimos el año con la primera ruta por el monte, rutas que repetiríamos todo enero. El siguiente paso, correr. Todavía recuerdo el primer día en febrero. Marzo sólo por hierba y menos de 5 kms... y abril toma de contacto con la bici... Había llegado el tan esperado momento.


Gavia volvía a estar entre las suyas, Duatlon de Reinosa 2012

El relevo de bici del Triatlón Blanco deReinosa'11 fue mi última carrera, y en Reinosa tocaba reaparecer. Ya sólo estar bajo el arco de salida del Duatlon de Reinosa era un sueño y mi objetivo, más que nunca, poder acabar. Y acabé, además disfrutando de cada zancada y cada pedalada, y haciéndolo mucho mejor de lo esperado. La emoción y los ojos húmedos de la meta son algo que nunca olvidaré. Y la semana siguiente el nuevo Duatlón de Ribamontán al Monte. Precioso y repitiendo sensaciones. Gran bici y de nuevo emoción.


Duatlon de Ribamontan al Monte
La sorpresa llegó cuando fui seleccionado para representar a la Universidad de Cantabria en el Campeonato de EspañaUniversitario que se celebraba en Puzol, Valencia. Dos años después de mi presencia en el CEU de Alicante que viví como algo único, allí estaba, y además junto a mi hermano Juan. Lo viví como un premio y lo disfruté más aún que el anterior.


Equipo de la Univ. de Cantabria en el Cto. de España Universitario
A finales de mayo, un mes tan sólo de haber reaparecido, ya me ví compitiendo. Duatlón de Castañeda, marcado en el calendario al disputarse tan cerca de Corvera, y por la carretera de San Roman de Cayón donde hacíamos nuestras primeras etapucas "largas" con mi padre. Gran duatlón y gran resultado. Había recuperado la sonrisa ya del todo.


Todo este año habían aparecido nuevos retos, nuevas metas que tenía ganas de probar y fue el caso del Km Vertical de FuenteDé. Grandísima experiencia, y aunque me tuve que perder el Tri de Suances, mereció y mucho la pena.
Km Vertical de Fuente Dé
Lo siguiente sería correr en casa, frente a la Grua de Piedra en la Bahía de Santander, el Triatlón Bansander. Si ya había recuperado sensaciones en bici y corriendo, aquí volví a sentir que nadaba con algo de fuerza tras recuperarme de la ora lesión, la del hombro, y después de tantos entrenos en el Sardi con mis compañeros. Lo volví a disfrutar muchísimo. Cada carrera estaba siendo un sueño, otro sueño más.


Grua de Piedra, Triatlon Bansander
Como hasta el 20 de julio no había más tris en Cantabria, salió la idea de ir a correr al Triatlón de Medina de Rioseco. Había empezado a trabajar y saliendo el sabado a las 11pm de la noche y entrando el lunes a las 8am, todavía había tiempo para ir a tierras castellanas para correr en el Canal de Castilla. Fin de semana mágico junto a Mon y Rocío. Después iríamos a Villárdiga, su pueblo, a comer y de visita. Había tiempo para todo, y encima en el triatlón, conseguí el mejor puesto de mi carrera deportiva: sexto puesto y con posibilidades de haber quedado aún mejor. Increíble.


Triatlon Medina de Rioseco, con Rocio y Mon
Somo fue el siguiente, y las emociones se sucedían, pues fue aquí donde actué de padrino para los debutantes Carlos y Luis. Todo un honor y una gran satisfacción ver cómo disfrutaron con nuestro deporte.

Triatlón de Somo
Otro Km Vertical en Brañosera coronando el Valdecebollas y la Salcedo Soña Salcedo y entonces llegó la noticia de que en septiembre me iría a trabajar a Dublín por lo que no me quedaban muchas carreras por correr. Esta noticia y la aparición de otro importante elemento en mi vida me hicieron correr las últimas carreras con otra mentalidad, con más fuerza y con más poder de sufrimiento y esfuerzo. Descubrí un nuevo Pablo. El duatlón de Medio Cudeyo, tradicional en mi calendario fue increíble. Sin apenas haber dormido, hice un carrerón acabando el 17º y viendo como Juan vencía en su categoría. Y a la semana siguiente cierre de la temporada con el Triatlón deAlto Ebro. Echaba la vista atrás y no me lo podía creer, pero ahí estaba, corriendo como antes, o más aún y disfrutando, eso si que si, infinitamente más.


La sonrisa lo dice todo, Somo 2012
Temporada 2012


Duatlón:
  • Duatlón de Reinosa (52º)
  • Duatlón de Ribamontán al Monte (51º)
  • Duatlón de Castañeda (24º)
  • Duatlón de Medio Cudeyo (16º)
  • Duatlón Cross El Dueso
Triatlón:
  • Campeonato de España Universitario de Triatlón, Puzol, Valencia (100º)
  • Triatlón Bansander (30º)
  • Triatlón de Medina de Rioseco, Valladolid (6º)
  • Triatlón de Somo (30º)
  • Triatlón Alto Ebro (53º)
Media Maratón
  • Dublin Half Marathon 1h 28' 26''
Carreras de Montaña
  • Km Vertical Fuente Dé (89º)
  • Carrera Vertical Torreón del Valdecebollas, Brañosera, Palencia (65º)
  • Salcedo-Soña-Salcedo (76º)
  • Dublin Wicklow Mountains - Run the line 28kms
De esta temporada me quedo con muchas cosas, la sensación de volver a volar, el empezar desde abajo y volver a ver como mejoraba, me quedo con la emoción indescriptible después de cada carrera al recordar los días rojos, me quedo con la gente que se alegraba de volverme a ver en una carrera, pero sobretodo con todos los ánimos y fuerza recibida por todos aquellos que me apoyaron en los malos momentos y que me han hecho volver aquí, empezando por mi fisio Laura que hizo un trabajo impresionante, sobretodo psicológicamente, mis hermanos, mis amigos hermanos, Carlos, Mon y Rocio sobretodo, demás amigos y compañeros de triatlón y demás apoyos imprescindibles en mi vida hasta llegar aquí. La manera de cerrar la temporada y con quién, es el mayor colofón a este sueño que llevaba tanto tiempo esperando y al fin conseguí. 

Luego vino mi etapa irlandesa, donde, acompañado también desde la distancia, conseguí mi mejor marca personal en mi regreso a la Media Maratón en el Phoenix Park de Dublin y pocas semanas después completé la carrera a pie más larga que he hecho hasta el momento en la carrera de montaña de 28 kms por las Dublin Wicklow Mountains.

Deseando que llegue ya la temporada que viene, sólo me queda animar a todos los que están ahora lesionados o atravesando malos momentos, porque por muy oscuro que parezca, al final, sin dejar de luchar se puede llegar al final del túnel, y una vez allí, uno es más fuerte y la satisfacción que se siente infinitamente mayor. Mucho ánimo y gracias! 


Grimpeur!

martes, 28 de agosto de 2012

Triatlón Alto Ebro

19 de agosto de 2012. Echo la vista unos meses atrás y para nada podía llegar a imaginarme haber llegado aquí. A finales de abril reaparecí en el Duatlón de Reinosa, y este día cerraba la temporada a orillas del Ebro también. Con el Triatlón de Alto Ebro cumplo diez pruebas entre duatlones y triatlones y mi inminente marcha a trabajar a Irlanda me hace dar por concluida esta temporada de ensueño en mi mejor momento.

El día de descanso en Corvera con la familia nos llevó a La Población, a orillas del Pantano, bastante más frescos que en el duatlón de Solares de la semana pasada. La previsión, día de fuerte calor en Campoo y la noticia, que el neopreno no estaba permitido en el agua. Todos a nadar sin neopreno. El triatlón, de distancia sprint, 750 a nado, 20 km en bici y 5km corriendo para acabar, contó con una participación de lujo, sobre todo con la reciente diploma olímpica en Londres, la triatleta Ainhoa Murua.

Con retraso, todos al agua en un Pantano con mucha menos agua que ediciones anteriores. Cada año se disputa en una orilla. Este tocaba en La Población, no habiendo fallado nunca en esta orilla desde que empecé a correr allá en la temporada 2008. Hoy si que me coloqué bien y atento a la ya esperada salida al despiste. La ausencia de neopreno se notaba. La flotabilidad era mucho menor, aparte de nadar en aguas dulces, y hasta la primera boya, intentando seguir la estela de mi hermano Juan, tragué bastante agua. Perdí posiciones pero me daba la sensación de estarlo haciendo bien. Segundo largo y conseguí encontrar un buen ritmo. Como no había neoprenos, la natación fue mucho más entretenida porque podías identificar la equipación del que llevabas al lado. Segunda boya y último largo hasta la salida del agua. Fue en este largo cuando me ví nadando junto a mi compañero de entrenamientos Oliver. Me dió mucha moral verle y luché para aguantar con él hasta la salida. Bastante gente en boxes, entre ellos mis padres, que hacía mucho tiempo que no me veían correr. Caras de alegría de todos nosotros y transición tranquila pero rápida sobre el prao donde estaban situados los boxes.

Llegaba el sector de bici, mi favorito. Cruzamos el puente de La Población e intenté alcanzar a la máxima gente posible. Nada más superar el puente había un buen repecho de un kilómetro en el cual tenía que aprovechar para recuperar posiciones. Iba fuerte, pero de repente me pasó un hombre del Ozono. Cómo iba, este tiene que ser de los buenos. En efecto era Lastra y me enganché a él. Cómo subía. Conseguí aguantar con él hasta más allá de la mitad del repecho pero me soltó, sin embargo continué manteniendo un gran ritmo utilizándole como referencia. Al coronar formé un buen grupeto con varios triatletas, Palencia y Cesar Herrera entre otro que sabía que en el llano irían bien. Nos costó un poquitín, pero entre Palencia y yo conseguimos implicar a todos los de nuestro grupeto, que era de unos 8-10 triatletas. A relevos cortos no conseguimos alcanzar a muchos, pero sí que abrimos mucho hueco con los de atrás. Completamos la ida y vuelta ahora con el viento a favor. Sin embargo, la gente dejó de entrar y sólo tirábamos tres. En uno de mis relevos, me escapé unos metros y vi que nadie daba continuidad a mi relevo, por lo que decidí seguir tirando a mi ritmo para adelante. Me estaba encontrando super fuerte en la bici. Nadie salió a buscarme por lo que fijé mi mirada en el grupo de delante en el que rodaba Lucía Blanco. Iban organizados y no fue fácil, pero poco antes del repecho de vuelta conseguí darles caza. Qué satisfacción. Descansé lo que pude, porque no iban despacio y comencé a meter ritmo en la subida. Ya no quedaba nada. Sin quitar el plato grande tiré para adelante, y de nuevo me escapé de mi nuevo grupo. Un kilómetro, solo un kilómetro y se acaba. No sabía hasta el pasado duatlon de Solares y hoy en Alto Ebro que podía conseguir sufrir tanto. Pero sabía que era sólo hasta la cima. Abrí hueco y en la bajada también llegando en solitario a boxes ante los ánimos de mis padres.

Transición rapidísima, eso sí, seco ante el infernal calor. 5 km me separaban de la meta. Pero se me habían olvidado las plantillas y empecé con algo de miedo porque desde que volví a correr nunca he prescindido de ellas. Sin embargo, enseguida me encontré cómodísimo corriendo, con buena zancada y yo creo que con buen ritmo. No quería mirar atrás porque sabía que por detrás tenía a mis dos pelotones que había dejado en bici. Solo para adelante hacia la tórrida carretera infinita hasta el cono de vuelta. A pesar del calor, disfruté. Empecé a ver pasar a la cabeza de carrera. Jon Unanue en cabeza, detrás un trío formado por Correa, el asturaino Barroso y la gran Ainhoa Murua. Dí ánimos a todos los amigos con los que me cruzaba y tuve la lucidez como para contarles a todos hasta que me crucé con mi hermano que pasaba por el puesto 50, de repente, ya tenía el cono ahí delante. Vuelta. Por detrás me alcanzó Cesar que llevaba un pedazo ritmo, le intenté seguir pero me fue imposible. Fue el único que me superó de mis grupos. Alcancé a Manu Díaz, miembro del "dream team" que corría con los colores de la Politécnica de Valencia. Y a la vista, mi hermano. No podía ni soñar conseguir llegar a correr tras su estela, y tanto en Solares como aquí lo estaba consiguiendo. Disfruté y mucho, teniendo en mi mente durante toda la carrera a la persona con la que pasaría toda la soleada tarde de domingo.

La cara, sobretodo de mi padre, feliz y contento viéndome pasar tan cerca de Juan nunca se me olvidará! quién me lo iba a decir a mí después de todo lo pasado, estar volando de tal manera y sobre todo con una sonrisa tan amplia en la boca. Último puesto ganado en los últimos metros y metaaaa!!


Otro triatlón más, el último del año. Qué lástima acabar en mi mejor momento, pero imposible acabar con tanta satisfacción. Aún quedan los triatlones de sepetiembre, pero yo los viviré desde Irlanda. No me aburriré, ya que me he inscrito a la media maraton de Dublin. Sé que dije que este año nada de medias maratones, pero las piernas me lo piden, así que el siguiente reto deportivo ha aparecido por sí solo. De momento, las grandes sensaciones que me ha brindado esta temporada han sido de lo mejor que he vivido desde que ando metido en esta aventura del triatlón. Gracias una vez más a los que estuvieron ahí en los momentos de la lesión y gracias a todos aquellos que lo habéis estado disfrutando conmigo durante las carreras de este año. Me voy, pero tened por seguro y sabéis bien que... volveré!!!! 

Grimpeur!

sábado, 25 de agosto de 2012

DUATLÓN DE MEDIO CUDEYO

12 de agosto de 2012. El trabajo me impidió participar en el Triatlón de Castro que habia marcado en el calendario y que se disputaba el sábado por la tarde con distancias olimpicas y un nuevo recorrido, pero me permitió volver al mítico Duatlón de Medio Cudeyo al que no falto desde mi primera participación allá por 2007, salvo el año pasado que lo tuve que ver desde las cunetas por la lesión.


Volvía, y con más ganas e ilusión que nunca. En todas las ediciones había mejorado mi actuación respecto a la anterior hasta llegar a hacer top ten en 2010. Este año no lograría repetir puesto pero, de nuevo, creo que logré completar mi mejor Duatlón de Solares, en una edición donde había mejor participación que nunca, a pesar de ser popular, y donde se había cambiado el recorrido, ubicándose los boxes abajo en Solares, junto al Bar Ges, a diferencia del habitual emplazamiento en Valdecilla junto al Ayuntamiento.

Realmente este día estaba llamado a ser un día especial, y lo fue, no solo por motivos deportivos. La increíble noche del sabado no fue exactamente una noche de descanso y sin apenas dormir, nos presentamos mi hermano Juan y yo con una gran pereza frente a la carrera que veníamos a correr. Juan estuvo a punto de no venir y yo me caía de sueño... Pero allí estábamos entrando a boxes, charlando con los compañeros y dejando nuestras bicis preparadas para la competición. A pesar del cansancio, yo tenía la moral por las nubes.

Arco de salida y pistoletazo! El nuevo recorrido a pie, de unos 4,2 km consistía en dos vueltas a un circuito en el que el primer kilómetro era una subida constante por la carretera dirección Pámanes. La vuelta, en bajada, por callejos y entre prados nos llevaba por detrás otra vez al Bar Ges. Sorprendentemente salí fortísimo y en el primer tramo ascendente comencé a progresar hacia cabeza de carrera. Me estaba encontrando super cómodo picando hacia arriba, hasta el punto de alcanzar a Pando. quién me lo iba a decir a mi hace unos meses... corriendo junto a uno de los hombres que copan lo más alto del podium en los duatlones cántabros. Estaba asombrado pero seguí manteniendo el ritmo, incluso superando a Pando y alcanzando a Lastra... esto no podía estar pasando...! Sabía que iba por encima de mis prestaciones, pero iba cómodo y disfruté el momento de correr con los grandes del duatlón. Comenzó el tramo de bajada y ya aquí me fue imposible seguir sus zancadas. Perdí su estela y rodé detrás de otro grupo de tres. Mi hermano Juan, que debía estar flipando de a dónde iba este, iba justo por detrás. Paso por el arco y segunda vuelta, segunda subida. Aquí, lógicamente, pagué los excesos y sufrí mucho más. Me alcanzó el grupillo de Juan e intenté engancharme. Fue aquí donde Juan comenzó a animarme y a tirar de mí. Llegó incluso a descolgase y esperarme. Realmente me ayudó muchísimo y desde aquí se lo agradezco orgulloso de la máquina que es mi hermano. Bajamos juntos y llegamos juntos a boxes.



Transición que ni me acuerdo y en la salida, cuando salía justo detrás de Juan, el juez me paró para decirme que no llevaba bien el dorsal (lo llevaba correcto detrás, pero más abajo de lo normal según Julio...) esos pocos momentos me hicieron salir con unos metros de desventaja con Juan y otros dos duatletas a los que no conseguí dar caza. El sector de bici constaba de 24 km dando tres vueltas al tradicional circuito de la carretera de Alisas-Hermosa-Valdecilla que conozco como la palma de mi mano. En el llano mantuve la distancia, pero poco a poco se me iban escapando. Primer repechuco y les tenía a tiro, pero en la bajadilla por el bosque, a pesar de que arriesgué se me fueron más. Es lo que tiene ir adelante en carrera, que es más dificil cazar a gente. Sufrí bastante en la primera vuelta. Pasada por delante de boxes con la carretera abarrotada de gente y segunda vuelta. Sufrí mucho también, pero rodando en solitario confirmé eso que dicen que la cabeza tiran más que las piernas, y pensando en cierta persona conseguí tirar más y más fuerte. Repechuco, Hermosa y subida a Valdecilla. Por detrás me alcanzó un duatleta y con él comencé la última vuelta que fue la mejor. Muy fuerte conseguí descolgar al que me había cogido por detrás y como un tiro completé el último giro. Disfruté muchísimo, después de la noche anterior, después de toda la lesión del año pasado... aquí estaba de nuevo... y disputando, disfrutando!!



Me bajé de la bici en una buena transición y a correr. Sólo 2,1 kilómetros, y cuesta para arriba. Con cadencia, yo creo que recorté algo a los de adelante que alcanzaba a ver al fondo de la cuesta. Uno de ellos era Juan que se estaba jugando la victoria sub-23. No lograría alcanzarles pero tampoco nadie consiguió darme caza. Mantuve la posición y conseguimos llegar a meta con una sonrisa de boca a boca. La gente animando, me gritó que entraba dentro de los 17 primeros, y exactamente esa fue la posición que ocupe de entre los 83 participantes. Juan entró poco antes. Todo un sueño lograr entrar tan cerca de él, su ayuda fue crucial. Y el premio le llegó cuando le comunicaron que había ganado la carrera en su categoría, mientras que Pando ganaba la prueba absoluta.

Uno no quería venir y el otro no había dormido, pero vaya carrerón nos marcamos. El Duatlon de Medio Cudeyo nunca defrauda, y ya es toda una tradición correr aquí, el año que viene volveremos como todos los años e intentaremos superar nuestras actuaciones, aunque realmente, será algo difícil, porque la satisfación y la emoción fueron espectaculares con la sensación de haber dado más de lo que tenía, haber encontrado una nueva capacidad de sufrimiento por encima de lo que creía que estaban mis posibilidades.

Contento y feliz, así acabé el día, después del increíble duatlón y una merecida barbacoa muy bien acompañado. Un día para el recuerdo y que nunca olvidaré. Gracias a los que lo habeis hecho posible! 

Grimpeur!

miércoles, 8 de agosto de 2012

CARRERA VERTICAL TORREÓN DE VALDECEBOLLAS 2012, BRAÑOSERA, PALENCIA


Nada más acabar el gran día del Km Vertical de Fuente Dé, Lucía Ibañez me comentó la existencia de otro Km vertical en Brañosera, Palencia, y que pintaba muy bien. Carlos se perdió la ascensión al Cable y un día, en un sólo momento, nos motivamos y marcamos esa fecha en el calendario, 5 de agosto de 2012.

Iba a ser la primera carrera de montaña juntos, y pese la ausencia importante de Luis, la expedición se completo con tres campeonas, Lucía, Gema y Paz. Quién lo iba a decir, de cinco que íbamos, había más chicas que chicos.

A diferencia de Fuente Dé, la carrera de Brañosera era una cronoescalada de 7,8kms de distancia, salvando casi los 1000m de desnivel existentes entre el pueblo de Brañosera y la cima del Valdecebollas, a 2139m de altitud.

Muy temprano, antes de las 7am, salíamos de Santander con una climatología malísima. ¿A dónde íbamos? Habíamos sacrificado otra noche de sábado para levantarnos de madrugada en un día de lluvia, niebla e incluso frío. Pero a medida que nos íbamos acercando al objetivo de la salida, el tiempo fue suavizando, sobretodo cuando atravesamos el puerto entre Campoo y Brañosera, desde donde las nubes nos dejaron vislumbrar parte del recorrido hacia el Golobar.

Momentos previos a la carrera

Llegamos a Brañosera, dorsales, ambiente, algún que otro conocido, ropa para la cima y la vista puesta en el gran reloj que marcaba la salida a partir de las 9am. Lucía empezaba a las 9:07:30, Gema salía a las 9:12:00, y yo 30 segundos más tarde. Después Carlos y Paz. Salida. Al ser cronoescalada íbamos en solitario, pero todos vivimos y pisamos el mismo recorrido.

Salida de Lucía

Tras unos 600m de pista de hormigón neutralizados de salida del pueblo, rápidamente se empezaba a subir por un empinadísimo prado que era realmente duro. Por suerte era sólo un pequeño tramo y la carrera continuaba con una larga aproximación de llano y pequeña subida en la que se podía correr de aproximación al valle de Golobar. Precioso camino entre bosque y atravesando varios ríos. Más bien vadeándolos, pasando de piedra en piedra. Muy bonito. POco a poco se iba empinando la carrera. Primero suavemente, lo que permitía seguir corriendo. Luego ya se abría y siguiendo el recorrido por banderines, empezaban las cuestas de verdad. Primer tramo andando. Me pasaron varios corredores, yo pasé a una chica a la que animo. Voy cómodo, pero sin dejar de mirar de vez en cuando para atrás esperando la caza de mi amigo Carlos. Nos metemos en la niebla. SI viene por detrás ya no me verá, como no le veré llegar. Así que para adelante, no queda otra. Algo vacío, llego al punto de avituallamiento donde me paro bastante tiempo y sólo me preocupo en comer sólidos. El plátano me viene de maravilla y seguimos para adelante después de pasar el chip. Empieza lo bueno.

Hasta aquí había sido un bonito juego de niños comparado con lo que venía. La ladera se iba empinando cada vez más, y la única referencia era el banderín siguiente. La niebla no dejaba ver más. Casi que mejor. A buen ritmo, andando claro está, voy ganando metros y veo como empiezo a recortar a un corredor que me pasó corriendo el tramo anterior. Voy cómodo, ahogado pero cómodo, con fuerza. Mi técnica de subida se torna en subida a gatas apoyándome y agarrándome con las manos a los brezos y cardos. El terreno era herboso, con pocas piedras a las que utilizar como escalones, lo que hacía la ascensión más dura que Fuente Dé a mi parecer. Una ladera pindia pindia y los banderines nos llevaban a atacarla directamente hacia arriba. Brutal!

Realmente se hizo eterna, pero de repente ví al de adelante alcanzar un banderín y empezar a correr hacia la izquierda. Llegábamos al Cueto Canaleja que ya habíamos coronado allá en 2010 Carlos y yo nevado volviendo de una San Isidro en Palencia. Arriba en la cumbre hacía frío y se empezaba a cumbrear por la amplia divisoria. Corriendo y picando para abajo, ya sabía que lo tenía pero faltaba el último esfuerzo. Un par de bjadas un poco técnicas por rocas y dos Guardia Civiles me indicaron que sólo me quedaba el último repecho al Valdecebollas. En la montaña había gente entre la niebla, pero nada comparado a lo que había en la cima. Glorioso cartel de 300m a meta y a correr a todo lo que daba. AL fondo el Torreón, y el arco de meta. Un motivante speaker cantaba mi nombre y me animaba, contrameta, giro y recta e increíble final. Cimaaaa!!

Nada más llegar nos daban nuestros tiempos de carrera, en mi caso 1h 12min 29seg, 20 más que una grandísma Lucía, la mejor de los cinco, y sorprendido porque Carlos no me había alcanzado, y es que subí fortísimo, con unas grandes sensaciones y una espectacular fuerza. Carlos hizo unos 50 segundo más, muy parejos y mientras Gema alcanzaba el avituallamiento, Paz lograba alcanzar la cima ante una emocionada expresión en la cara de Carlos. Reto conseguido, aunque la verdadera aventura había sido presentarse ante tal coloso como el Valdecebollas, en carrera y con estas duras condiciones climatológicas.

Nos dejamos de comentar la carrera y hablar de otras potenciales mientras nos cambiábamos e íbamos a comer a Aguilar con la maratón de Londres de mujeres en la tele. Gran día y gran reto. Ansiosos no hacíamos más que pensar: ¿¿Cual es la siguiente?? Ni más ni menos, y sin esperar, al día siguiente teníamos el siguiente objetivo: La mítica Salcedo-Soña-Salcedo. Pero eso, eso es otra crónica dando como cada día, otro pasito más adelante, con la moral, y por lo que se ve, las patas, in crescendo cada momento, cada evento único que es cada día. 

Grimpeur!

viernes, 27 de julio de 2012

TRIATLÓN DE SOMO 2012


Un clásico entre los clásicos, Triatlón de Somo el pasado 22 de julio. Distancias 600m, 14km en bici y 4 aproximadamente corriendo. Como siempre ambientazo y un montonazo de gente en un día precioso y soleado con la Bahía radiante. Madrugamos y mucho, la única pega que el triatlón está enclavado en plena Semana Grande de Santander e irse a la cama la noche anterior fue realmente duro. Durísimo. Pero yo lo sabía bien... merecía la pena.

Todas las carreras tienen su parte de especial, pero esta edición lo era aún más, porque de mi mano iban a debutar dos grandes amigos a los que había conseguido "engañar". Lástima que fueran dos y no tres, porque la verdad que Carlos y Luis lo disfrutaron tanto o más que yo. Para mí fue supergratificante actuar de profe, a lo Pablo Ibarguren, y explicar cada detalle de lo que iba a ser su primer triatlón.

Dorsales, material, cientos de conversaciones con miles de conocidos, realmente estoy en mi ambiente. Qué guay!. En la entrada a boxes un desafortunadísimo incidente priva de correr a Alfonso Calonge del TCQ. Ánimo desde aquí Calon y nos vemos en la próxima. Charlas con el gran Oli, Cesar, Lucía Blanco, Iri con su nuevo trimono, Cazorla y Cerro que a la postre sería el flamante vencedor. Enhorabuena Esteban!! Carlos y Luis con sus padres detrás de las vallas de boxes sintiendo ya los nervios de los momentos previos de la carrera. Esos que enganchan!

Tradicional caminata al puente entre Somo y Pedreña y la rampa ya repleta de triatletas. La marea bajíisima y la corriente ya se veía que iba a ser protagonista. Sin poder probar el agua y sin explicaciones de la prueba, tradicional también salida al despiste. Comienza la guerra. Salgo muy atrás ya que aún no les había explicado todo a mis debutantes, así que estoy metido en la parte trasera del gran grupo de 200 tíos... y un montón de chicas también. Me veo metido en el interior, justo por donde no quería salir, pero sobrevivo, pasando incluso por encima de algunos triatletas... pura supervivencia, intentando ser limpios pero el espacio físico no deja lugar a florituras. Nos enfilamos a la rampa enmoquetada, aún lejíisimos. Se va a hacer largo, no hacía más que pensar en Carlos y Luis. Todo para adelante bastante cómodo de ritmo y sin parar de adelantar a gente, como nunca, debía ir muy atrás pensaba. También era curioso cómo nos íbamos cerrando hacia la orilla izquierda, incluso, por momentos, veía a gente andando por el lateral!! Se acercaba la rampa, pero la bajamar hacía que esta había que alcanzarla subiendo un gran escalón rozando todo el traje.

Sector natación Triatlón de Somo

Pasillo increíble y precioso abarrotado de gente, y primera transición. A la salida de boxes me saluda Carlos que acaba de entrar! están vivos!! Llega lo bueno y cojo fortísimo la subida. Adelanto a mucha gente y me planto en la rotonda de Loredo con un grupo importante delante. A por ellos! me uno a un corredor de naranja con el que hago buenos relevos. La recta se hace larguísima y no recortamos, hasta el punto que casi llegando a Galizano, miro para atrás y veo que llega un grupeto por detrás y hago lo que nunca he hecho en la bici... les espero porque realmente rodamos en tierra de nadie... Fue una buena elección porque en este grupo iba gente que rodaba muy bien. Me cruzo con el grupo de cuatro de cabeza con Esteban y Cazorla en una posición perfecta. Otro grupillo perseguidor y un gran pelotón tirado por Oli e Iri. Otro grupo, el que no conseguí alcanzar como en otras ocasiones en solitario, y nosotros. Tomo la rotonda en cabeza y por momentos hacemos unos relevos cortos bueníisimo... pero nos desordenamos y la gente empieza a escaquearse. Tomo un respiro y lo doy todo en el tramo final. Pasamos a Sandra a la que animo a unirse a nuestro grupo pero íbamos demasiado fuerte. Último relevo brutal en el que cogemos a Cesar Herrera y bajada a Somo entrando en cabeza en boxes. Transición rapidísima como viene siendo habitual sorprendentemente esta temporada y a correr.

Llegada a la T2 en cabeza de mi grupo

Del numeroso grupo salgo de los primeros y empiezo a correr con un ritmo buenísimo. El viento pega de cara en el paseo de la playa. Llega el tramo de duna y la subidita que hago comodísimo. Recuerdo cómo sufría en esta parte en mis primeros triatlones de Somo, ahora es mi terreno con los kilómetros acumulados en montaña. Voy fenomenal de ritmo. Veo que llevo detrás a César que sé que corre muy bien. Espectacular paso por la primera vuelta con los ánimos de Chano, creo, al que no veo. Gracias!! Y un montonazo de gente!

Completando la primera vuelta a pie

Segunda vuelta incluso mejor de la primera, cómo estaba corriendo, super sólido y libre de toda molestia ni miedos! después de la lesión, cada día me he encontrado mejor, para mí es un super lujo volver a encontrar sensaciones y de este Somo me quedo con este sector. No dejo de hacer referencias en todas mis crónicas a la lesión del año pasado, pero es que realmente me da mucha fuerza recordar cómo estaba y cómo estoy. Al final un impresionate 25º puesto parcial en este sector. Doblo a Luis al que animo. Se va a convertir en triatleta! ya lo es! y llegada a recta de meta después de pasar a un gran grupo en la calle anterior a la curva. Meta y satisfacción de nuevo infinita. Otro más. Y aunque con la sensación de haber entrado bastante atrás, cuando salen las clasificaciones veo que he repetido el 30º puesto del Bansander. Genial!

Llegada a meta. Somo 2012. Foto: Cristina Cobo

Poco después entraron Carlos y Luis con una sonrisa de oreja a oreja. Encantados y no es para menos. Me alegro muchísimo que os haya gustado la experiencia. El final de la prueba fue un conjunto de anécdotas e historias de la carrera, hablando con todo el mundo y disfrutando de las cocacolas y fruta de la organización que nos obsequia con una camiseta. Sin parar de hablar con muchísima gente después veo a otro montón de amigos con los que no coincido pero nos veremos en el próximo. Ambientazo.  

Del equipo de la Universidad de Cantabria qué decir, Sandra Garrido 5ª y Cristina 18ª, las cuales estuvieron presentes en mi reaparición triatlética en Valencia, coparon el podio Sub23, Patri hizo octava y los chicos impresionantes con la sensacional victoria de Esteban Cerro y el 7º puesto de Cazorla que volvió a salir primero del agua. Iri, fortísimo este año, hizo el 18º y yo el 30º. Y primer puesto por equipos! Aupa UC!

Aún me duran las increíbles sensaciones del triatlón, y ya estoy esperando correr el próximo. Lamentablemente por motivos de trabajo, me perderé el triatlón olímpico de Castro que este año tiene muy buena pinta habiendo incluido un puerto que me hubiese venido fenomenal en el sector de bici, pero por contra, podré volver al Duatlón de Medio Cudeyo al cual no fallo desde mi debut en esto del duatlon/triatlón allá por 2007, salvo, lógicamente, el año pasado 2011 por lesión. Pero me hace ilusión volver. En 2010 hice top ten, este año no estoy tan fuerte pero espero hacerlo bien también. Entre medias el Km Vertical de Brañosera en Palencia y al siguiente finde el tri de Alto Ebro. Esto no para!!!

Grimpeur!

jueves, 26 de julio de 2012

Triatlón Canal de Castilla, Medina de Rioseco 2012

Triatlón Canal de Castilla entre girasoles. Foto: La Voz de Rioseco

Salía de trabajar el sábado a las 22h de la noche, y entraba el lunes a las 8am... Pero había tiempo suficiente para pasar un gran día en compañía de dos de mis mejores amigos, casi como hermanos, viajando a tierras castellanas para visitar el pueblo de Rocío, Villárdiga en Zamora y de paso correr el triatlón del Canal de Castilla en Medina de Rioseco.

El año pasado, lesionado, hicimos un viaje a Zamora y pasamos por allí. A mí me sonaba que en la dársena del Canal de Castilla se celebraba un triatlón, y soñando, comentábamos que triunfaría venir aquí algún año a correr el triatlón y visitar Villárdiga. Sin casi ni darnos cuenta, eso era lo que estábamos haciendo un año después.

El viaje de noche fue ameno y divertido. Una gran cena y unas cuantas coca colas me daban la fuerza después de todo el día currando para ir hasta Medina de RIoseco. Casi tres horas de coche escuchando casettes de hace mil años. Muchas risas. Casi al llegar, se nos cruzó un zorro en la carretera y le perseguimos unos metros por un caminejo. Momento en el cual, detuvimos el motor y nos paramos a escuchar el silencio de la nada y el increíble cielo estrellado de la meseta. Increíble!

Llegada al hostal Duque de Osuna casi a las 2am y había que dar al menos una vueltuca para tomarnos unas cerves. Bastante ambiente e incluso una especie de verbena de barrio con temazos. Si no hubiese estado tan cansada Rocío, que también salía de trabajar, yo me hubiese quedado hasta las mil, y menos mal que nos fuimos, porque mañana era el gran día.

A las 8 am estaba en pie, desayuno y para el canal a recoger dorsales. Había poca gente aún al ser pronto pero todo estaba preparado. Organización sublime, el lugar precioso y las sensaciones indescriptibles. Me emocioné al asomarme al canal. Espero no perder jamás esa sensación de emoción y ojos húmedos que estoy teniendo en cada carrera desde que volví a correr. Indescriptible.

Chip, gorro y dorsal, con la camiseta de la prueba. Calenté un poco en bici reconociendo el terreno de la salida y llegada en bici y Mon y Roció llegaron. Qué alegria y qué fuerza da tener a alguien ahí al otro lado de boxes. Coloqué todo en unos perfectos boxes de barra y, enfundado en el traje ya, me tiré al canal. El lugar realmente precioso y el agua, aunque muy turbia, limpia y sin sólidos como la otra vez que pasamos por allá. Una piscina.

Con una afición inmejorable momentos antes de la salida

Se tardó bastante en dar la salida pero al fin, bocinazo de la prueba popular con distancias sprint en la que participaba yo. Las distancias eran 500m a nado, 20km en bici y 5km corriendo lo que me favorecía y mucho al nadar comparativamente menos de lo habitual (que suele ser 750m). La salida fue en el agua y había bastante espacio. Me coloqué muy bien en la salida detrás de una chica asturiana que había visto en el Bansander y que sabía que nadaba muy bien. Siguiendo su estela nadé fenomenal y muy fuerte el primer largo, descolgándome algo en el segundo, algo que entraba en el guión. La salida del agua era por unas escaleras verticales, muy chulo y algo nuevo. Sorprendentemente salí el 14º del agua siendo una de mis mejores nataciones de mi vida.

Sector de natación en el Canal de Castilla y la antigua fábrica de harinas, Medina de Rioseco. Foto: La Voz de Rioseco

Llegaba lo bueno. Mon y Rocío estaban en boxes animándome y no dudé en regalarles una sonrisa aunque me encontraba fatal del agua. De hecho, vomité un poco en boxes el desayuno (y la cerveza de la noche anterior). Me puse el casco y a tope. Salí muy muy fuerte y sin esperar a nadie. Tenía que sacar terreno cuanto antes. Pasé a mucha gente y nadie me seguía. Tras unas recurvas de salida del pueblo, entramos en una zona llana pero algo alomada donde había que dar pedales y bien. Pasé a la chica asturiana que aún seguía primera e intenté animarla, ella me había ayudado mucho en al agua al seguirle su estela. Larguísimas rectas entre girasoles, precioso. Pasé a más gente y tras echar un vistazo atrás vi que un triatleta me seguía con unos metros de desventaja, y no era ninguno de los que había pasado. Le esperé un poco y entre los dos tiramos para adelante. Era un chico de Almería. Dimos unos buenísimos relevos, de los mejores que he dado yo en toda mi vida, solamente comparables a los que di con Hugo Cagigas en el Alto Ebro de 2009. Alcanzamos a otro triatleta que nos pudo seguir a duras penas, pero sin embargo no daba relevos. Mi compañero almeriense me preguntó en qué puesto íbamos... yo no tenía ni idea pero le dije que íbamos bien seguro, pensando que iríamos entre los 20 primeros. Nos cruzamos a los tres primeros y sorprendentemente el cono de media vuelta ya estaba ahí. Estábamos rodando en el segundo grupo!!! Eramos cuarto, quinto y sexto. Buahh! qué subidón. Jamás me había encontrado en esa situación y me sentía fortísimo. Seguimos dando grandes relevos y de hecho al final hicimos segundo y tercero en el sector de bici. EL otro integrante no iba tanto. Mi idea era atacarle junto con el de Almería, pero este no quiso y llegó con nosotros a boxes.
La llegada a boxes fue increíble. Entré cuarto a la T2 y Mon y Rocío estaban flipando. 


Carrera a pie a orillas del Canal de Castilla. Foto: La Voz de Rioseco


Transición rapidísima y a correr. ¿Cómo responderían mis compañeros de fuga? Salimos los tres juntitos y empecé yo a tirar para ver si alguno de los dos iba desfondado. Fuimos los tres juntos el primer kilómetro y medio, momento en el cual, el tercero en discordia, el que no había dado relevos nos empezó a soltar. Yo mantuve mi ritmo, estaba corriendo bien y poco a poco se fue marchando. Poco después dejé coger unos metros al de Almería, y de eso me arrepiento, porque tenía que haber forzado a tope para aguantarle. Sin embargo seguí manteniendo mi ritmo. Me cogió unos metros y me llegó a sacar unos dieciocho segunditos. El tramo de carrera a pie era precioso también por ambas orillas del canal de castilla y sobre un piso de tierra. Últimos dos kilómetros y parecía que los de atrás no nos cogerían. Sólo miraba para adelante. Y empecé a recortar a mi compañero almeriense. Último kilómetro, últimos cuatro minutos escasos. Hay que darlo todo. Y realmente me quedaba gas. Me acerqué muchísimo a él y en contrameta los ánimos de la gente me dieron un plus. Pero el de Almería me vio y echó también el resto. Qué pena, porque podía haberle superado. Al final entré sexto a apenas 4 segundos del quinto y el cuarto también a tiro con el resquemor que quizá le podríamos haber dejado en bicicleta. EL mejor puesto de mi vida y quería más!


Satisfacción con la afición sobre el Canal de Castilla

Satisfacción infinita, mis dos amigos en meta. Abrazo y emoción de nuevo en mis adentros. No me lo creía ni yo. Aquí estaba, en Medina de Rioseco, en Valladolid haciendo sexto en un triatlón de más de cincuenta participantes. Luego correrían los de la prueba olímpica, con más nivel desde luego, pero yo ya lo tenía para mí. Grandísimo puesto y sobretodo grandísimas sensaciones y con la cosa de poder haberlo hecho mejor.
El resto del día siguió con la prometida visita a Villárdiga donde la madre de Rocío nos dio de comer y bien. Menuda comida. Muchas gracias desde aquí. Además nos obsequió con un magnífico queso zamorano riquísimo. Nos tomamos unas cañas también con David, con el que compartimos el anterior viaje a la zona y donde surgió la idea de correr este triatlón. ¿Qué será lo siguiente? Iniciamos el viaje de vuelta, dándonos tiempo a hacer una pequeña cima en la meseta castellana con grandes vistas y para parar un ratuco en Palencia.

Gran viaje que terminó como no cuando tras atravesar la cordillera, empezó a llover. Qué mejor bienvenida a Cantabria con esa humedad. Pedazo de viaje con pedazo de amigos y un resultado increíble en un triatlón precioso y al que seguro volveremos. La moral por las nubes.

 La expedición cántabra a tierras castellanas, ¿cuando repetimos?


Grimpeur!