jueves, 26 de julio de 2012

Triatlón Canal de Castilla, Medina de Rioseco 2012

Triatlón Canal de Castilla entre girasoles. Foto: La Voz de Rioseco

Salía de trabajar el sábado a las 22h de la noche, y entraba el lunes a las 8am... Pero había tiempo suficiente para pasar un gran día en compañía de dos de mis mejores amigos, casi como hermanos, viajando a tierras castellanas para visitar el pueblo de Rocío, Villárdiga en Zamora y de paso correr el triatlón del Canal de Castilla en Medina de Rioseco.

El año pasado, lesionado, hicimos un viaje a Zamora y pasamos por allí. A mí me sonaba que en la dársena del Canal de Castilla se celebraba un triatlón, y soñando, comentábamos que triunfaría venir aquí algún año a correr el triatlón y visitar Villárdiga. Sin casi ni darnos cuenta, eso era lo que estábamos haciendo un año después.

El viaje de noche fue ameno y divertido. Una gran cena y unas cuantas coca colas me daban la fuerza después de todo el día currando para ir hasta Medina de RIoseco. Casi tres horas de coche escuchando casettes de hace mil años. Muchas risas. Casi al llegar, se nos cruzó un zorro en la carretera y le perseguimos unos metros por un caminejo. Momento en el cual, detuvimos el motor y nos paramos a escuchar el silencio de la nada y el increíble cielo estrellado de la meseta. Increíble!

Llegada al hostal Duque de Osuna casi a las 2am y había que dar al menos una vueltuca para tomarnos unas cerves. Bastante ambiente e incluso una especie de verbena de barrio con temazos. Si no hubiese estado tan cansada Rocío, que también salía de trabajar, yo me hubiese quedado hasta las mil, y menos mal que nos fuimos, porque mañana era el gran día.

A las 8 am estaba en pie, desayuno y para el canal a recoger dorsales. Había poca gente aún al ser pronto pero todo estaba preparado. Organización sublime, el lugar precioso y las sensaciones indescriptibles. Me emocioné al asomarme al canal. Espero no perder jamás esa sensación de emoción y ojos húmedos que estoy teniendo en cada carrera desde que volví a correr. Indescriptible.

Chip, gorro y dorsal, con la camiseta de la prueba. Calenté un poco en bici reconociendo el terreno de la salida y llegada en bici y Mon y Roció llegaron. Qué alegria y qué fuerza da tener a alguien ahí al otro lado de boxes. Coloqué todo en unos perfectos boxes de barra y, enfundado en el traje ya, me tiré al canal. El lugar realmente precioso y el agua, aunque muy turbia, limpia y sin sólidos como la otra vez que pasamos por allá. Una piscina.

Con una afición inmejorable momentos antes de la salida

Se tardó bastante en dar la salida pero al fin, bocinazo de la prueba popular con distancias sprint en la que participaba yo. Las distancias eran 500m a nado, 20km en bici y 5km corriendo lo que me favorecía y mucho al nadar comparativamente menos de lo habitual (que suele ser 750m). La salida fue en el agua y había bastante espacio. Me coloqué muy bien en la salida detrás de una chica asturiana que había visto en el Bansander y que sabía que nadaba muy bien. Siguiendo su estela nadé fenomenal y muy fuerte el primer largo, descolgándome algo en el segundo, algo que entraba en el guión. La salida del agua era por unas escaleras verticales, muy chulo y algo nuevo. Sorprendentemente salí el 14º del agua siendo una de mis mejores nataciones de mi vida.

Sector de natación en el Canal de Castilla y la antigua fábrica de harinas, Medina de Rioseco. Foto: La Voz de Rioseco

Llegaba lo bueno. Mon y Rocío estaban en boxes animándome y no dudé en regalarles una sonrisa aunque me encontraba fatal del agua. De hecho, vomité un poco en boxes el desayuno (y la cerveza de la noche anterior). Me puse el casco y a tope. Salí muy muy fuerte y sin esperar a nadie. Tenía que sacar terreno cuanto antes. Pasé a mucha gente y nadie me seguía. Tras unas recurvas de salida del pueblo, entramos en una zona llana pero algo alomada donde había que dar pedales y bien. Pasé a la chica asturiana que aún seguía primera e intenté animarla, ella me había ayudado mucho en al agua al seguirle su estela. Larguísimas rectas entre girasoles, precioso. Pasé a más gente y tras echar un vistazo atrás vi que un triatleta me seguía con unos metros de desventaja, y no era ninguno de los que había pasado. Le esperé un poco y entre los dos tiramos para adelante. Era un chico de Almería. Dimos unos buenísimos relevos, de los mejores que he dado yo en toda mi vida, solamente comparables a los que di con Hugo Cagigas en el Alto Ebro de 2009. Alcanzamos a otro triatleta que nos pudo seguir a duras penas, pero sin embargo no daba relevos. Mi compañero almeriense me preguntó en qué puesto íbamos... yo no tenía ni idea pero le dije que íbamos bien seguro, pensando que iríamos entre los 20 primeros. Nos cruzamos a los tres primeros y sorprendentemente el cono de media vuelta ya estaba ahí. Estábamos rodando en el segundo grupo!!! Eramos cuarto, quinto y sexto. Buahh! qué subidón. Jamás me había encontrado en esa situación y me sentía fortísimo. Seguimos dando grandes relevos y de hecho al final hicimos segundo y tercero en el sector de bici. EL otro integrante no iba tanto. Mi idea era atacarle junto con el de Almería, pero este no quiso y llegó con nosotros a boxes.
La llegada a boxes fue increíble. Entré cuarto a la T2 y Mon y Rocío estaban flipando. 


Carrera a pie a orillas del Canal de Castilla. Foto: La Voz de Rioseco


Transición rapidísima y a correr. ¿Cómo responderían mis compañeros de fuga? Salimos los tres juntitos y empecé yo a tirar para ver si alguno de los dos iba desfondado. Fuimos los tres juntos el primer kilómetro y medio, momento en el cual, el tercero en discordia, el que no había dado relevos nos empezó a soltar. Yo mantuve mi ritmo, estaba corriendo bien y poco a poco se fue marchando. Poco después dejé coger unos metros al de Almería, y de eso me arrepiento, porque tenía que haber forzado a tope para aguantarle. Sin embargo seguí manteniendo mi ritmo. Me cogió unos metros y me llegó a sacar unos dieciocho segunditos. El tramo de carrera a pie era precioso también por ambas orillas del canal de castilla y sobre un piso de tierra. Últimos dos kilómetros y parecía que los de atrás no nos cogerían. Sólo miraba para adelante. Y empecé a recortar a mi compañero almeriense. Último kilómetro, últimos cuatro minutos escasos. Hay que darlo todo. Y realmente me quedaba gas. Me acerqué muchísimo a él y en contrameta los ánimos de la gente me dieron un plus. Pero el de Almería me vio y echó también el resto. Qué pena, porque podía haberle superado. Al final entré sexto a apenas 4 segundos del quinto y el cuarto también a tiro con el resquemor que quizá le podríamos haber dejado en bicicleta. EL mejor puesto de mi vida y quería más!


Satisfacción con la afición sobre el Canal de Castilla

Satisfacción infinita, mis dos amigos en meta. Abrazo y emoción de nuevo en mis adentros. No me lo creía ni yo. Aquí estaba, en Medina de Rioseco, en Valladolid haciendo sexto en un triatlón de más de cincuenta participantes. Luego correrían los de la prueba olímpica, con más nivel desde luego, pero yo ya lo tenía para mí. Grandísimo puesto y sobretodo grandísimas sensaciones y con la cosa de poder haberlo hecho mejor.
El resto del día siguió con la prometida visita a Villárdiga donde la madre de Rocío nos dio de comer y bien. Menuda comida. Muchas gracias desde aquí. Además nos obsequió con un magnífico queso zamorano riquísimo. Nos tomamos unas cañas también con David, con el que compartimos el anterior viaje a la zona y donde surgió la idea de correr este triatlón. ¿Qué será lo siguiente? Iniciamos el viaje de vuelta, dándonos tiempo a hacer una pequeña cima en la meseta castellana con grandes vistas y para parar un ratuco en Palencia.

Gran viaje que terminó como no cuando tras atravesar la cordillera, empezó a llover. Qué mejor bienvenida a Cantabria con esa humedad. Pedazo de viaje con pedazo de amigos y un resultado increíble en un triatlón precioso y al que seguro volveremos. La moral por las nubes.

 La expedición cántabra a tierras castellanas, ¿cuando repetimos?


Grimpeur!

6 comentarios:

  1. Pablo, enhorabuena por ese puestazo!! me he leido la cronica, y como para no repetir!!
    Un saludo desde Manila!!!
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besaaazo Laura y muchiisimas gracias!! que tal todo por alli!!!' espero que genial!! besaaazo!!

      Eliminar
  2. Sí señor! Menún titán, enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre ahí Peter!! pa cuando la proximaa??!

      Eliminar
  3. Desde la organización del Triatlón Canal de Castilla, gracias por tus generosas palabras, y esperar contar con tu presencia el próximo año. Impresiones como las tuyas nos dan ánimos para seguir creciendo y hacer de nuestra carrera algo especial.
    Un abrazo.
    Miguel García Marbán
    Ayuntamiento de Medina de Rioseco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vosotros por esa magnifica organización! Da gusto correr un triatlón asi de bien organizado! se ve y se agradece el empeño en hacer las cosas bien!! Realmente nunca olvidaré mi primer triatlón castellano!! Volveremos seguro!! un verdadero placer!!

      Pablo Martín Sarobe
      Triatlón Universidad de Cantabria.

      Eliminar